Una pareja de mujeres denunció que fue víctima de un caso de discriminación cuando se encontraban transitando por una estación del metro de Medellín.

 

A través de redes sociales, unas jóvenes identificadas como Melissa García y Melissa Salazar señalaron a un hombre de ser el protagonista de un caso de homofobia que se presentó el pasado domingo 17 de octubre en la estación Envigado, ubicada al sur del valle de Aburrá.

 

“Yo, recostada en un muro, ella recostada en mí. Con mi brazo rodeaba su cintura y conversábamos. De pronto me empezó a hacer mucho ruido la voz de un hombre que decía: ‘Las hago bajar en la próxima estación’”, cuenta la afectada.

Tras esto, las mujeres afirmaron que el hombre, quien al parecer es un sargento de la policía, les pidió que se separaran mientras se encontraban en el metro de Medellín.

 

“Nos abordó y nos pidió que nos separáramos, que habían niños en la plataforma. Antes de ser abordadas por este señor, escuchamos como hablaba por su celular denunciando a dos mujeres de exhibicionismo y solicitando que las bajaran en la próxima estación”, afirmó una de las mujeres en su cuenta de Twitter.

 

En el video compartido por las afectadas, se ve al hombre siendo enfrentado por las mujeres, luego de que este las acusara de estarse “tocándose” en pleno metro de Medellín.

 

“No pudimos saber su nombre, no quiso identificarse de nuevo. Al instante que, junto a otra chica y la policía, le contrariamos y lo cuestionamos, no tuvo mejor idea que huir, de pronto se sintió muy observado, o más exhibicionista que nosotras, y para su suerte llegó el metro”, afirmó la joven.

Mira el video:

 

Finalmente, estas señalaron que nunca se sintieron amenazadas, pues no estaba haciendo nada.

 

“No nos sentimos amenazadas porque no pensamos que se tratara de nosotras, pues sólo estábamos abrazadas”.

Por su parte, la administración del Metro de Medellín se refirió al respecto por medio de un comunicado en el que rechaza estas acusaciones homofóbicas.

 

“Rechazamos cualquier tipo de discriminación. Somos un medio de transporte incluyente, donde todos tienen cabida, y no compartimos las muestras intolerancia y discriminación por orientación sexual, creencias, discapacidad, lengua u otra condición”, señala la misiva.