Un hombre, sin acceso a Internet y en medio de una pandemia, repartió por todo su pueblo varias hojas de vida hechas de su puño y letra.

Para Ángel Medina nada fue impedimento para conseguir trabajo, hasta se dio el lujo de que le llovieran más de 30 ofertas laborales.

Medina, de 44 años, repartió por todos los establecimientos comerciales de Hermosillo, México, varios hojas de vida hechas a mano y en papel de cuaderno.

En su “perfil” el hombre aseguraba que tenía experiencia con el ganado y que, además, era una persona sin vicios”.

“Busco trabajo en rancho, tengo experiencia en el manejo de ganado, también sé capar, ordeñar, hago queso y domo potros. Mi nombre es Ángel Medina, de 44 años, sin malos vicios” escribió.

La curiosa hoja de vida llegó a manos de una persona que le tomó una fotografía, la compartió en redes sociales y de inmediato se viralizó.

Ángel Medina contó con tan buena suerte que lo llamaron no solo 30 personas interesadas en darle trabajo, sino que además logró aceptar una buena oferta laboral en un rancho de Guadalajara.

“Uno piensa que las cosas así se van a quedar mal, pero la verdad es que no. A veces las cosas andan mal pero luego vienen las cosas buenas, así me pasó a mí”, recalcó el hombre que hizo su hoja de vida a puño y letra.

Foto: difusión