Al viejo dilema de qué fue primero si el huevo o la gallina, se le acaba de encontrar una nueva respuesta: ya no se necesita del animal para la fabricación de este producto, gracias a la creación de La diseñadora Annie Larkins.

La diseñadora se propuso explorar cómo podría usarse el diseño para recrear o mejorar el huevo sin estar limitado por la capacidad biológica de una gallina.

¿Cómo lo hizo?

Annie Larkins se basó en un aislado de proteína de guisante, más una mezcla de la sal de Kala Namak, la cual sirve para imitar el sabor “azufrado” de huevo con un alginato que se encuentra en las paredes celulares de las algas marrones, para así crear una forma parecida a la yema.


Te puede interesar: Avicultor les responde a veganas que invitaban a no comer huevo porque las gallinas son violadas


Larkins creó un exterior con forma de cáscara sumergiendo el huevo en cera vegetal para completar la “experiencia completa del huevo”, que incluye poder romperlo. 

Fotografía de Tom Mannion, cortesía de Annie Larkins para Dezeen

“Ante el cambio climático, necesitamos alejarnos de la agricultura animal intensiva y explorar fuentes alternativas de proteínas“, explica Larkins a la revista Dezeen, especializada en diseño, y tecnología.

 Pero ella quería que su sustituto se mantuviera fiel a la forma original de la comida, con una clara y una yema, para tener una cáscara que se agrieta, tener un valor nutricional y un sabor similares, y no requerir aves en la fabricación.


Mira también: ¡El amor engorda! Nutricionista asegura que tener una relación estable lo hará aumentar 4,5 kg.


La diseñadora le reconoció a la revista que, aunque el resultado ha sido un huevo creado a partir de proteína de guisante que recuerda en su sabor al producto original, no alcanza en su totalidad la complejidad nutricional del huevo de gallina.

Fotografía de Tom Mannion, cortesía de Annie Larkins para Dezeen

An Egg Without a Chicken (Un huevo sin pollo) fue presentado en durante la Semana del Diseño Holandés en Eindhoven que se llevó acabo entre el 19 y 27 de octubre, pero no se espera que vaya a dar el salto a las tiendas.

Larkins le enfatizó al medio que no está tratando de hacer un producto comercialmente viable, sino que su receta es un trabajo en progreso que propone una solución al problema de alimentar a una población cada vez mayor sin ejercer presión sobre el medio ambiente.