Las polémicas acusaciones de abuso sexual infantil contra Michael Jackson vuelven a la luz pública por el estreno del documental ‘Leaving Neverland’ que cuenta con testimonios de dos hombres, Wade Robson y Jimmy Safechuck, que cuentan, con lujo de detalles, los abusos que recibieron por parte del artista cuando apenas eran unos niños.

Te puede interesar: Científicos revelaron el secreto de cómo Michael Jackson logró inclinarse 45 grados

Pero ahora, a ese documental se suman las declaraciones de la exempleada personal de Michael Jackson, Adrian McManus quien esta semana dio una entrevista al reportero del programa 60 Minutos de CBS, Liam Bartlett en la que aseguró que fue testigo de cómo el Rey del Pop “besaba y acariciaba” a los niños y jóvenes que visitaban su rancho Neverland, en California.

Sobre por qué hacía estas revelaciones hasta ahora, la señora de 56 años aseguró: “me dijeron que, si se me ocurría aparecer en la televisión, contratarían a un sicario para que me sacara, me cortara el cuello y nunca encontraría mi cuerpo”.

McManus afirmó en esa nueva entrevista que a menudo encontraba la ropa interior de Jackson y de los niños en el jacuzzi y en las bañeras de la casa, y vio a los niños que caminaban casi sin ropa.

«Él dejaba su ropa interior flotando en el agua igual que la de los niños pequeños. Si no estaban flotando en el agua, estaban afuera, en el piso, alrededor del jacuzzi. Solía encontrar cosas así», agregó.

Una de las revelaciones más escabrosas que dio la mujer fue que además de encontrar ropa interior del artista y de niños por varios lugares de la casa. Es que también encontraba mucha vaselina.

Publicidad

«Había un montón de vaselina por todo Neverland, gran parte en el dormitorio de Michael. No lo cuestioné, porque él era mi jefe y tú solo haces lo que se supone que debes hacer, pero sí me pareció extraño. Y lo tenía todo en la casa principal», aseguró la exempleada.

Mira también: ¿Michael Jackson se inspiró en un anime japonés?

La familia no se ha pronunciado sobre esta entrevista, pero luego de la proyección de ‘Leaving Neverland’ en Sundance, denunciaron la “malicia” del documental a través de su abogado en un comunicado que decía:

“Están confiando en los testimonios no corroborados de dos personas que admitieron haber cometido perjurio en el sistema judicial americano. Aparentemente, a HBO ya no le importa seguir normas deontológicas ni éticas en la realización de sus documentales. Si lo hicieran, este documental jamás vería la luz”.