Marzo ha sido un mes negro para dos aerolíneas del país; Viva Air y Ultra Air.

Las dos, que son de bajo costo, anunciaron que no volarían más por un tema de presupuesto y de garantías.

Así las cosas, sin las operaciones de Viva Air y Ultra Air se perdería el 24% de la oferta aérea en Semana Santa.

Avianca fue una de las aerolíneas que le ‘tendió la mano’ a los pasajeros que ya habían comprado tiquetes por Viva Air.

Por su parte, Ultra Air, que salió de operaciones a medianoche del miércoles 29 de marzo, pero fue obligada por la SuperTransporte a reembolsar el dinero de los tiquetes de los pasajeros.

Pero ¿Por qué están quebrando?

Viva Air expresó al salir del mercado que la pandemia y los precios de los combustibles fueron las principales razones para detener sus operaciones.

“La suspensión temporal de sus operaciones se da por la inviabilidad financiera y operacional, producto de la falta de definición oportuna por parte de la Aeronáutica Civil, frente a la alianza entre Viva y Avianca, como única posibilidad para seguir volando y cumplir con sus compromisos como aerolínea. Viva no tomó este paso drástico como estrategia para presionar al gobierno, se tomó porque, como le hemos avisado a los públicos de interés por meses, nuestra realidad es que estamos en crisis financiera”, señaló la aerolínea en su momento.

Ultra Air también coincidió con Viva en los altos precios de los combustibles, pero añadió que otro factores marcoeconómicos como la negativa de sus propietarios de capitalizarla.

Igualmente, la aerolínea dijo que tras la quiebra de Viva Air, los proveedores y arrendadores de aviones de pusieron más estrictos.

Al acabarse las únicas aerolíneas de bajo costo en el país, se limita la capacidad de que los colombianos puedan viajar con ‘mejores precios’.

Pues los tiquetes aéreos de Viva Air y Ultra Air solían ser más asequibles para un ciudadano que ganaba un salario mínimo.