Un meme que sugiere que las vacunas contra el covid-19 contienen un nanomaterial llamado grafeno está circulando en redes sociales como Facebook desde agosto de 2021.

Acusan a ese material de ser el supuesto responsable de que las arterias se bloqueen progresivamente entre una dosis y otra.

Sin embargo, las vacunas no contienen grafeno y el meme muestra un cuadro de aterosclerosis, una afección cuyas causas no tienen relación alguna con las inmunizaciones.

“¿Cómo están sus arterias después de la vacuna?”, se lee en la malintencionada imagen que muestra tres representaciones de una arteria.

La agencia de noticias AFP explica por qué se trata de una nueva fake news contra el proceso de vacunación.

¿Qué es el grafeno?

El grafeno es un nanomaterial que ha sido objeto de múltiples teorías conspirativas. Se lo ha acusado de ser letal y de estar presente en los hisopos de las pruebas PCR.

Asimismo, dicen que se encuentra en los conservadores de frescura de las pipas de girasol y también en las vacunas contra el covid-19, siendo supuestamente responsable de “magnetizar” y matar a quienes las reciben. 

El grafeno está formado por una sola capa de átomos de carbono y promete revolucionar la electrónica, la industria aeroespacial, la energía y la medicina.

Se espera que sus aplicaciones vayan desde sensores de alta sensibilidad hasta dispositivos electrónicos flexibles, fabricación de automóviles, almacenamiento de energía y tecnología biomédica.

El impacto del grafeno y sus derivados sobre la salud humana son materia de estudio. Reportes publicados por Graphene Flagship, a partir de distintas investigaciones, han encontrado que la exposición ocupacional a largo plazo al grafeno es segura para los pulmones y que tiene una baja toxicidad para la piel.

Sin embargo, la inhalación de óxido de grafeno, una versión oxidada del grafeno, debe evitarse.

Las vacunas contra el covid-19 no contienen grafeno

Teorías acerca de “ingredientes” sospechosos o secretos en las inmunizaciones contra el coronavirus comenzaron a circular meses antes de la aprobación de emergencia de las primeras vacunas, en diciembre de 2020.

Sin embargo, sus componentes no son secretos. Cualquier interesado puede consultar los de Pfizer, Moderna, Oxford/AstraZeneca, Sputnik V o Sinopharm.

AFP Factual realizó una búsqueda en los componentes de dichas vacunas sin encontrar referencias al grafeno ni al óxido de grafeno.

Por su parte, el profesor Hong Byung-hee, experto en nanomateriales de la Universidad Nacional de Seúl, dijo a la AFP para esta verificación que el óxido de grafeno “se está probando con fines biomédicos, incluso para vacunas, pero estas aplicaciones están todavía en fase experimental y aún hay una larga espera antes de que estén disponibles comercialmente tras los ensayos clínicos”.

En efecto, Marcelo Mariscal, investigador principal del CONICET, especializado en nanotecnología, explicó a la AFP en esta verificación que “solo hay algunos reportes en bibliografía donde se ha utilizado óxido de grafeno como potencial adyuvante en vacunas”.

Esto se usa “para mejorar la inmunogenicidad o capacidad para desencadenar una respuesta inmunológica. Se trata de estudios modelo en fases de ciencia básica, los cuales se encuentran aún alejados de una aplicación”.

Es el caso de una vacuna intranasal contra la influenza, desarrollada por el Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad estatal de Georgia, en Estados Unidos. Dicha vacuna, de momento, no ha sido desarrollada, testeada, aprobada ni comercializada.

Existe una patente de investigación de una eventual vacuna contra el covid-19 que contiene óxido de grafeno. Esta vacuna no está en desarrollo todavía y la patente solo refiere a su eventual aplicación en pruebas con animales.