La pandemia por el nuevo coronavirus cambió drásticamente la vida de los humanos, sobre todo sus dinámicas laborales, cuando tuvieron que pasar la oficina a la sala de su casa.

Así lo confirma un estudio de la empresa Co-Work Latam, con sede en Colombia, la cual encontró que, por la pandemia, 6 de cada 10 empresas reducirán sus espacios de oficinas para bajar sus costos de operación mensual entre un 9 y 12 por ciento.

Según el informe, más de las mitad de las empresas buscarán decentralizar su fuerza laboral en la pospandemia, lo que les ahorraría un 25% de su presupuesto mensual.

Una encuesta de Fedelonjas valida el impacto de la crisis en los arrendamientos de oficinas tradicionales, que en junio presentaron un no pago del 38,4%.

De acuerdo al reporte, solo en el 48,4% de los casos se ha llegado a un acuerdo entre propietarios y arrendatarios para entregar los inmuebles.

Publicidad

Incluso, la federación proyecta que la demanda de arrendamiento de oficinas tradicionales se reduciría hasta en un 35% en lo que resta de 2020 y 2021.

Matías Marmissolle, socio y director en Colombia de Co-Work Latam, coincide en que el brote de coronavirus hará que las empresas busquen «espacios de trabajo más flexibles, económicos y seguros».

El informe agrega que, sólo los costos de mantenimiento, limpieza y adecuación de las oficinas cubren actualmente entre el 9 y el 12% del total del presupuesto mensual de las empresas.

Oficinas flexibles

Según Marmissolle, la coyuntura de la pandemia cambiará la industria de las oficinas flexibles, pronosticando que este modelo crecerá un 20%.

«En general, el ahorro total de una oficina flexible frente a una tradicional ronda el 25% mensual, teniendo en cuenta también costos ocultos que son difíciles de cuantificar», afirmó el directivo.

Una encuesta de Morning Consultant confirma el posible cambio de paradigma en el concepto de oficina tradicional.

Entrevistando a 1.066 empleados, esta firma encontró que el teletrabajo y las obligaciones remotas aumentarán un 47% el próximo año.

Por eso, Co-Work Latam sugiere que más de la mitad de los encargados de las áreas de Recursos Humanos, cuando acabe el proceso de cuarentenas, estarán de acuerdo con hacer cambios rápidos hacia espacios de trabajo más flexibles y cercanos a las viviendas de los empleados.