Las declaraciones de Natalia París sobre el dióxido de cloro como medicamento para combatir el Coronavirus, generaron todo tipo de preguntas sobre dicha sustancia.

En las últimas horas, la modelo colombiana fue la protagonista de una publicación en la que aparecía de fiesta en un yate.

Según Natalia París, ella no necesitaba cuidarse ya que ingería dióxido de cloro, sustancia que previene y combate el Coronavirus.

Las críticas no se hicieron esperar, más aún cuando afirmó que al tomar esto no hay necesidad ni de vacunarse.

«Tomen dióxido de cloro: en Perú se salvaron muchos pacientes, cientos con dióxido de cloro. Hora de despertar», fueron parte de sus declaraciones.

¿Qué es el dióxido de cloro?

Según la OPS, este «es un gas de color amarillo o amarillo-rojizo utilizado como blanqueador en la fabricación de papel, en plantas públicas de tratamiento de agua y en el proceso de descontaminación de construcciones».

Publicidad

Al ser disuelto en agua, el dióxido de cloro genera iones con capacidad de eliminar bacterias, aunque esto no quiere decir que acabe con virus en el cuerpo humano.

Ante las irresponsables declaraciones de la mujer, varias personas recordaron la opinión de los expertos sobre esta sustancia.

En el año 2020, la Organización Panamericana de la Salud recomendó no usarlo para tratar el Coronavirus.

«La OPS no recomienda utilizar productos a base de dióxido de cloro o clorito de sodio por vía oral o parenteral (intravenosa, intraarterial, intramuscular y subcutánea) en pacientes con sospecha o diagnóstico de covid-19, ni en ningún otro caso, porque no hay evidencia sobre su eficacia y la ingesta o inhalación de estos productos podría ocasionar graves efectos adversos», señala dicha entidad.

Además de dicha información, tomar dióxido de cloro podría producir graves consecuencias para la salud.

«El dióxido de cloro y el clorito sódico reaccionan rápidamente en los tejidos humanos», motivo por el que al ser ingerido produciría graves daños.

«Pueden causar irritación de la boca, el esófago y el estómago, con un cuadro digestivo irritativo severo, con la presencia de náuseas, vómitos y diarreas«, afirma la OPS.

Cabe recordar que este no se vende como medicamento en ninguna ciudad del mundo, por lo que sus fines médicos están prohibidos.

El Ministerio de Salud en Colombia, a inicios del mes de abril de 2020, también recomendó no tomarlo para combatir el Coronavirus.