Consejos para bajar de peso sin hacer dietas. Siguiendo algunos pasos, podrás ver buenos resultados en poco tiempo.

Una de las metas ya sea para iniciar año o para el verano es bajar de peso o adelgazar para así lucir una figura envidiable. En internet, se pueden encontrar un sinfín de dietas que prometen ayudarte a adelgazar en pocos días, y sí, pueden funcionar, pero estas también pueden descompensar tu cuerpo y a futuro padecer incluso anemia.

Por esto, en este artículo te damos algunos consejos para bajar de peso saludablemente y, aunque será lento, tu salud se verá favorecida. No olvides visitar al nutricionista si tu meta es más específica. El profesional te puede ayudar a concretar tu propósito.

Hábitos para bajar de peso

Horas de comida

Come cinco veces al día (desayuno, nueves, almuerzo, onces, cena) eso sí, cada porción debe ser pequeña.

Platos pequeños

Por lo general a la hora de comer las porciones van de acuerdo con el tamaño del plato, por esto, usa platos pequeños para que así la comida tenga una buena reducción.

Se ha comprobado que esta técnica puede engañar al cerebro pues al ver el plato lleno tendrás una sensación de saciedad.

Tomar agua

También es aconsejable beber 1 o 2 litros de agua al día. Esto refrescará tu cuerpo reduciendo la ansiedad de comer.

Incluye frutas y verduras

No solo por los grandes beneficios que aportan, su digestión es lenta y esto te ayudará a sentirte saciado por más tiempo. Agrégalas a todas las comidas.

Aromáticas o tés

En ocasiones tenemos la necesidad de comer algo así no tengamos hambre, para estos días, prepárate una aromática o té caliente, esto te ayudará a calmar la ansiedad.

Chocolate oscuro

Este producto también ayuda en esas épocas de ansiedad. Sin embargo, debes procurar que el chocolate oscuro sea de origen natural y no venga adicionado con azúcar o leche.

Ejercicios leves

¿No te gusta hacer ejercicio? Puedes salir a caminar o trotar por media hora. También puedes realizar yoga o pilates desde tu casa.

Duerme bien

Descansar es importante para evitar el estrés, la ansiedad o las grandes ingestas de comida. Recuerda que el estrés y ansiedad no solo contribuyen a que comas más, sino que las reacciones químicas que realizan en el cuerpo pueden hacerte subir de peso.