Carmen, como se hace llamar una joven usuaria de Twitter, denunció a través de esa red social el presunto abuso de un médico en Armenia, Quindío.

Según escribió la joven, ella le pidió ayuda a una tía para que le diera el número de un médico para realizarse un examen que le pedía una empresa en la que realizaría sus prácticas profesionales.

Luego, procedió a escribirle por WhatsApp a un doctor de apellido Trujillo para agendar una cita previa para la valoración.

“Lo que pasa es que yo estoy próxima a empezar una practica y me pidieron una carta de buena salud, entonces quería saber si puedo sacar cita para que por favor me la haga, gracias”, le escribió por WhatsApp Stepahie Alzate, la joven víctima, al médico.

 

 

Publicidad

A lo que el experto le respondió que podía asistir al centro médico cuando deseara y que la valoración tenía un costo de 22.000 pesos.

“Vale, muchísimas gracias, mañana entonces voy en la mañana, en ¿qué horarios estás?”, le preguntó Alzate en el mismo chat.

Sin embargo, la respuesta del médico fue lo que despertó la inseguridad de la joven.

“Eres bella, no había visto la foto. De 8:30 a 12:00 y de 2:30 a 5:00 p.m. Te cambio el examen por un mordisco tuyo”, contestó el doctor Trujillo.

Ante la rabia e impotencia de la víctima de acoso sexual, le comentó a su padre lo que estaba sucediendo y este enfurecido le envió un audio exigiéndole respeto a su hija.

“Aprende a respetar a las mujeres, te voy a ir a buscar y te voy a enseñar lo que es un papá enfurecido”, le dijo el padre de la joven al médico.

 

 

Pulzo se contacto con el médico Trujillo y este le explicó a ese medio que su comentario morboso contra Stepahie Alzate se debió por la foto de perfil que tenía.

“Ella tiene una foto muy sugestiva en el chat, abriendo la boca y sacando la lengua”, expresó Trujillo a Pulzo.