Muchos creen que los tapabocas provocan un nivel excesivo de CO2 en personas sanas, idea completamente falsa.

Como ya verificó AFP Factual semanas anteriores, usar tapabocas no aumenta la concentración de dióxido de carbono que se respira, ni provoca falta de oxígeno.

Lo que debes saber sobre el tapabocas

El aumento de la concentración de dióxido de carbono en la sangre se denomina hipercapnia, mientras que la disminución del suministro de oxígeno a determinados tejidos se define como hipoxia. Ninguna de estas condiciones se produce como consecuencia del uso de tapabocas.

Emilio Herrrera, académico del programa de Fisiopatología de la Universidad de Chile, explicó que los cubrebocas permiten un correcto intercambio gaseoso: “Las mascarillas certificadas permiten el paso de todos los gases que componen el aire, en particular nitrógeno, oxígeno y dióxido de carbono, por lo que el aire entra la mascarilla y la boca/nariz se iguala rápidamente al aire ambiental”.

No dejes de leer: ¿No sirve el de tela? Distrito recomienda usar tapabocas quirúrgico en esta nueva etapa

Publicidad

Por su parte, la neumóloga Carolina Herrera, expresidenta de la Sociedad Chilena de Enfermedades Respiratorias, también descartó que el uso de cubrebocas derive en estas patologías, porque “las mascarillas están diseñadas para impedir que lleguen al aparato respiratorio los gérmenes que circulan en el ambiente” y agregó que el intercambio gaseoso ocurre a nivel alveolar y no en la nariz.

Por otro lado, el jefe de Neumología del hospital alemán Kloster GrasfchaftDominic Dellweg, explicó que las mascarillas dan mayor resistencia al respirar, ya que los “músculos respiratorios tienen que trabajar más para respirar aire a través de la mascarilla”. Sin embargo, esto “no es una señal de falta de oxígeno en el cuerpo”.  “El mayor esfuerzo [al respirar] llega al cerebro como una señal de falta de aire a través de los receptores en los músculos respiratorios, aunque los valores de oxígeno y dióxido de carbono están en un rango normal”, detalló.

Las mascarillas no impiden la respiración

Ten en cuenta que la Organización Mundial de la Salud (OMS) no advierte en su página web de que el uso de mascarillas aumente la concentración de CO2 que respiramos.

Por su parte, el epidemiólogo Carlos Pinto, del Instituto Nacional de Salud de Colombia, señaló que la función de los tapabocas es filtrar gotas de saliva y mucosidad, “pero aún permiten que fluya el aire”.

No dejes de leer: El uso prolongado del tapabocas puede causar acné, pero así lo evitas

“Respirar CO2 en exceso es peligroso para el cuerpo. Sin embargo, las personas que usan tapabocas quirúrgicos o de tela no tienen ningún peligro”, añadió.

Concentración de CO2 en el aire

Para suministrar energía a nuestras células, el cuerpo necesita oxígeno. Este lo recibimos del aire cuando inhalamos. Cuando exhalamos, emitimos dióxido de carbono o CO2. Desprendemos entre 20 y 40 litros de CO2 al aire cada hora durante una actividad normal, según señala un artículo de 2017 del grupo de trabajo en aire en espacios cerrados del Ministerio de Agricultura, Bosques, Medio Ambiente y Gestión del Agua de Austria.

En un edificio residencial, un valor de 400 a 700 ppm sería el normal, según indica el mismo documento en su página 11. Cocinar o permanecer en una habitación sin ventilación podría llevar rápidamente a valores más altos. En aulas, oficinas, dormitorios u otros lugares donde la gente pasa largos períodos de tiempo, el grupo recomienda que no se exceda un valor de 1.000 ppm.

Por su parte, el comité alemán para valores de referencia del aire en espacios cerrados llegó a la misma conclusión, clasificando una concentración de CO2 menor a 1.000 ppm como “no dañina” mientras y, por encima de los 2.000 ppm, como “higiénicamente inaceptable”.