Ante la actual crisis causada por la pandemia de COVID-19, las personas con afecciones respiratorias crónicas deben mantener especial cuidado para asegurar su adherencia a sus medicamentos de control y así evitar exacerbaciones de su enfermedad que, a su vez, puedan obligar al paciente a tener que consultar un servicio de urgencias u otros lugares de alto riesgo de contagio del coronavirus.

Este es el caso de quienes padecen asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) puesto que los efectos del COVID-19 en su sistema respiratorio pueden ser más deletéreos que en la población general.

En esta población, el coronavirus puede generar complicaciones respiratorias agudas, como neumonía, que atentan contra la salud y la vida de los pacientes y ejercen presión adicional sobre el sistema de salud.

Según la Asociación Latinoamericana de Tórax (ALAT), la EPOC es la tercera causa de muerte en Colombia con 6600 decesos anuales.

El Ministerio de Salud y Protección Social, por su parte, estima que hay más de cinco millones de personas que padecen asma en el país.

Cabe resaltar que, actualmente, no hay evidencia de que las personas asmáticas y con EPOC sean más propensas a adquirir el COVID-19; es decir, estas patologías no parecen aumentar el riesgo de contagio del coronavirus.

Publicidad

Sin embargo, sí hay evidencia de que de llegar a ser diagnosticados con COVID-19, pueden presentar un cuadro más severo pues son más vulnerables al compromiso de sus pulmones.

Según el doctor Jaime Andrés Alvarado, neumólogo de la Fundación Santa Fe de Bogotá y miembro de la Sociedad Colombiana de Neumología y Cirugía de Tórax (Asoneumocito), “es muy raro tener EPOC antes de los 40 años».

La mayoría de los que tienen esta condición están entre la sexta y la séptima década de la vida, lo que los hace ser una población en riesgo y por esto deben tener unas consideraciones de aislamiento social más estrictas. Una EPOC mal tratada puede desencadenar en afectaciones serias para la salud paciente”.

El doctor Alvarado resalta que los pacientes con enfermedades respiratorias crónicas pueden conservar un estado de salud positivo si siguen las recomendaciones de sus médicos y son adherentes a sus medicamentos.

El médico agrega que un asmático bien controlado tiene menos riesgo de sufrir exacerbaciones frente al COVID-19; por el contrario, un asmático que no es adherente e interrumpe su tratamiento puede sufrir exacerbaciones en caso de contagio.

Las 5 recomendaciones

Estas son algunas de las recomendaciones de Asoneumocito, la Asociación Colombiana de Neumología Pediátrica y la Asociación Colombiana de Alergia, Asma e Inmunología para los pacientes con enfermedades respiratorias crónicas:

  • Disponga de medicamentos para un mes, verificando su fecha de vencimiento y buen estado. En caso de que tenga dudas sobre la posología de su medicación, consulte a su médico de cabecera o comuníquese con su entidad prestadora de salud.

 

  • Tenga a la mano los teléfonos de las personas que conforman su red de apoyo, identifique a los familiares o amigos que podrían ayudarle en caso de que tenga dificultad para respirar.

 

  • Identifique la fiebre de 38°C o más. Disponga de un termómetro para hacerlo.

 

  • Una de las claves más importantes es respetar la cuarentena. Recuerde que permanecer en casa es una de las medidas más efectivas para evitar el contagio de COVID-19.

 

  • Conozca las líneas de atención que ha dispuesto el Gobierno Nacional para recibir atención en caso de que tenga sospecha de contagio por COVID-19 para así empezar el proceso de diagnóstico. Desde su celular puede comunicarse a las líneas gratuitas 192 o 01 8000 95 55 90 del Ministerio de Salud.

Las personas con asma o EPOC deben prestar especial atención a signos como fiebre, pérdida del gusto y dolor de garganta y diferenciarlos de un caso de ahogo por una exacerbación del asma.

Finalmente, el doctor Alvarado señala la importancia de que los pacientes conozcan las rutas de atención y el plan de acción para la disposición de sus medicamentos por parte de su EPS. Además, recomienda que ante una consulta por COVID-19 los profesionales de la salud tengan en cuenta el antecedente médico del paciente de asma o EPOC.