Miguel Dionisio Ramos es un actor indígena del Amazonas, de la etnia Ticuna y es una de las personas que ha decidido ser una voz pública para emitir un llamado de auxilio humanitario, en medio de la crisis que ha generado la pandemia del Covid 19.

Desde la Fundación Ficamazonía – cuyo objetivo es dar voz a la selva amazónica y así promover su protección y restauración a través del cine – Miguel Dionisio pidió ayuda, no solo al Gobierno Nacional, sino también a entidades privadas y ONGs para prevenir más contagios en esta región.

“Ya llegaron médicos de Bogotá al Hospital San Rafael, pero necesitamos más médicos y más medicamentos”, asegura Miguel Dionisio en el video.

Según Ficamazonía, El hospital San Rafael de Leticia es el único de nivel II en todo el departamento, tiene cinco ventiladores, de estos, dos están destinados para pacientes con  COVID19, para atender a esta población vulnerable.

De acuerdo con el último reporte del Ministerio de Salud y Protección, emitido este 4 de mayo en el Amazonas ya hay 229 casos de personas contagiadas con un saldo de nueve muertes.

La crisis “invisible” de los indígenas del Amazonas

El pasado primero de mayo la ONIC (Organización Nacional Indígena Nacional de Colombia) realizó un completo reporte de la difícil situación que enfrentan las poblaciones vulnerables en la actual crisis sanitaria.

En el caso de la Amazonía Colombiana hay una población indígena de 168.572 personas (DANE, 2018) con una gran diversidad étnica y cultural de 76 pueblos y naciones indígenas; la participación de la población indígena en los departamentos es la siguiente: Vaupés (87%), Guainía (74,9%), Amazonas (57,7%), Putumayo (17,7%) Guaviare (9,4%), y Caquetá (2,5%)

De esta población, según la ONIC, En total son seis los pueblos indígenas afectados: Miraña, Tikuna, Inga, Tariano de Yavarate, Yukuna, y Ocaina.

Frente a la desigualdad social, la corrupción, la ausencia de un estado de bienestar, ahora los golpea esta pandemia.

Al día de hoy, los reportes al SMT informan que no han llegado todos los apoyos humanitarios anunciados por el Gobierno Nacional, ni alimentos y kits de bioseguridad.

Si bien esta es una generalidad para la gran mayoría de pueblos y comunidades indígenas en el país, aquí este incumplimiento gubernamental agrava las dificultades para mantener el aislamiento obligatorio, porque la economía diaria depende de la dinámica transfronteriza.

¿Qué pasa con el único hospital público?

El Hospital San Rafael de Leticia, Amazonas es el único hospital público de todo el departamento y el pasado primero de mayo fue intervenido por la Superintendencia Nacional de Salud.

De acuerdo con la entidad, el déficit presupuestal del Hospital es de 25.91% al cierre de 2019, y las deudas ascienden a 12.380 millones de pesos, y las cuentas por cobrar están en $9.147 millones, lo que deja un déficit de $3.233 millones, es decir que con el recaudo del 100% de sus deudores, el centro asistencial no tendría como cubrir sus pasivos.

En esta intervención, la Supersalud removió del cargo al actual gerente del hospital y designó al doctor Albert Ferney Giraldo Varón como Agente Especial Interventor, quien tendrá que adelantar una logística con miras a abordar acciones que contrarresten el impacto de la pandemia, a través de la implementación de planes de contingencia.

El 20 de abril, prácticamente la totalidad de su personal médico, de enfermería y administrativo presentó una renuncia masiva por falta de garantías para ejercer su labor.