Dependiendo de la edad del niño, expertos resaltan la importancia de que los padres hablen y “no se hagan los locos” cuando su hijo o hija los ve teniendo relaciones sexuales.

¿Cómo se debería actuar en esta incómoda situación? Psicólogos consultados por El Tiempo ofrecieron varios consejos para “no perturbar a los pequeños”.

Por supuesto, lo primero que recomiendan es no dejar que los hijos observen estos actos íntimos en pareja.

Hablar el tema

Usualmente, los padres tratan de evitar las explicaciones e ignorar lo que pasó. Sin embargo, los profesionales señalan que eludir esta conversación puede provocar “que los niños perciban los temas sexuales como algo misterioso”.

La sexóloga Nereyda Lacera afirma que los menores pueden pensar que la sexualidad es algo “oscuro o malo” solo porque sus padres sienten vergüenza del hecho.

Mantener la calma

Los expertos consultados por el diario aconsejan actuar de la forma más natural posible, sin gritar a los niños. Por el contrario, se recomienda “dialogar abiertamente sobre el conocimiento del cuerpo”.

En esa conversación, los padres deben explicarle al infante que se aman y que tienen momentos de intimidad. Los especialistas agregan que es bueno hacerles preguntas para saber qué piensan, y responder a sus dudas.

Sin embargo, aclaran que es clave no dar detalles que seguramente los niños no van a poder comprender, dependiendo de su edad. Si se trata de menores de 5 años, bastaría con decirles que esa es la forma en que sus padres manifiestan cariño.

Si es el caso de un adolescente, los expertos aconsejan explicar más a fondo las relaciones sexuales entre adultos.

Finalmente, hay un consenso sobre cómo la honestidad y el diálogo abierto sobre la sexualidad desde temprana edad es la mejor forma de evitar estas situaciones incómodas.