Varios mitos han surgido sobre si se puede o no beber licor antes o después de la vacuna contra el COVID-19.

Los rumores sobre la poca eficiencia que tendría la vacuna sobre un bebedor toman fuerza si se tiene en cuenta que Colombia es uno de los países donde más se consume licor.

Aunque no hay un estudio que diga que los efectos de la vacuna contra el COVID-19 disminuye en las personas que beben licor, algunos especialistas consideran que en algo debe afectar el proceso de inmunización.

Es decir, la respuesta y el rendimiento de la vacuna podría verse afectada con el consumo excesivo de licor.

Sobre todo, en las personas que beben más seguido, pues la respuesta inmunológica de la vacuna podría tomar más tiempo.

“En el momento de la inoculación de la vacuna se inicia el proceso de inmunidad natural. La toma moderada de alcohol no tiene capacidad para reducir la respuesta inmunitaria”, explica el especialista en inmunología de España, Sergiu Padure sobre los efectos del licor en la vacuna COVID-19.

No obstante, otros profesionales consideran que tomar algunas copas antes o después del biológico no incide, para nada, en la vacuna.

Lo ideal para los especialistas es que cuando las personas acudan a vacunarse contra el COVID-19 lo hagan sin beber licos antes o después del proceso.