Traer al mundo una nueva vida es una ocasión de mucha emoción y celebración; sin embargo, cuando la futura madre y su médico tratante deciden realizar una cesárea, la mujer se enfrenta a dudas sobre cómo resultará el procedimiento, el cuidado de la herida, la recuperación.

 

Por esta razón, nació la iniciativa #TodoPorUnaMamá, cuyo objetivo es darles tranquilidad a las futuras mamás que se realizarán una cesárea, de manera que su energía se enfoque en su propia salud y en el bienestar del bebé.

 

Una de las mayores preocupaciones es la cicatrización y el impacto que esta puede tener en el cuerpo de las mujeres tras la cirugía. Hasta hace poco, la opción más común para cerrar esta herida era la forma tradicional, en la que el médico hace el cierre a través de puntos de sutura o grapas.

Este tipo de procedimientos utilizados para cerrar las heridas tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones durante la recuperación y la cicatrización puede quedar más marcada.

 

Por fortuna, los avances tecnológicos en el campo de la salud también benefician a esas futuras madres; en la actualidad, existe en el mercado un producto con una tecnología innovadora que consiste en aplicar una malla ligera sobre la herida, que se cubre con un adhesivo líquido para la piel, formando un sello fuerte y flexible.

 

Este ayuda a facilitar el cuidado que se debe tener posterior a la cesárea y mejorar la cicatriz considerablemente.

“Los principales beneficios de esta solución son que tiene un diseño que cierra perfectamente de modo que crea una barrera contra el agua y las bacterias, lo que permite a la madre bañarse inmediatamente después de la cirugía” explica Juan Guillermo Reyes Acevedo, Medical Affairs Field Associate, Medical and Clinical Affairs- Northern Cluster LATAM.

 

El experto también aseguró que “Asimismo, se siente comodidad desde el primer momento porque no requiere vendajes, además de que no son visibles marcas antiestéticas y no hay dolor al retirar las suturas, ya que se cae naturalmente entre los 7 y 14 días.”

 

Se debe recordar que, si bien la cesárea es un procedimiento seguro, siempre debe ser aconsejada por el médico que acompaña a las mamás en este proceso y cuando se toma la decisión de realizarla se deben considerar todos los aspectos que pueden tener un impacto importante en la salud materna y fetal.

Además, que el parto vaginal como la cesárea tienen indicaciones claras y el objetivo final es el bienestar y la salud tanto de la madre como del bebé.