contraer-imagen done error basura notificaciones notificaciones-outline persona expandir-imagen search youtube instagram twitter facebook play clock selector arrow gallery share google-plus close whatsapp w-gallery w-video w-text

Entretenimiento

“Quería tener algo diferente”, El joven colombiano que se tatuó completamente el pene

Foto: Laura Arias @lauraariastattoo

30-Jul-19

En la actualidad cada vez es más común ver a jóvenes y adultos con tatuajes, de hecho, pareciera que en el futuro va a ser más complicado encontrar a alguien sin ellos. Los hay de todos los tamaños, colores y estilos, pero hay unos que solo se hacen los que son más osados, como Santiago Arcila.

Santiago Arcila, un joven de Pereira, quería tener un tatuaje exclusivo, uno que muy pocos se atrevieran a hacerlo y por una imagen que se encontró por casualidad en internet, decidió que la mejor opción era tatuarse completamente el pene.

Una vez Santiago escogió que lo que quería era tener un tatuaje en su miembro viril, lo que le faltaba era buscar quién se lo podía hacer. Le escribió a ocho tatuadoras– porque asegura que para este caso se iba sentir mejor con una mujer- de las cuales solo dos le respondieron que sí, una en Medellín y otra en Armenia

Laura Arias, la tatuadora de Armenia, fue la que aceptó asumir ese gran reto de tatuar a Santiago, el primero que iba a hacer en la zona íntima de un hombre.

Te podría interesar:Estas son las verdaderas causas de por las que tendría problemas de erección

¿El diseño?

Santiago sabía que quería tatuarse el pene, pero no tenía muy claro cuál era el diseño con lo cual Laura le ayudó y el que cambió con las diferentes sesiones porque se le fueron agregando detalles.

 El tatuaje consiste en una serpiente que se envuelve entre el pene, tiene la cola cerca al glande y la cabeza en el límite entre el pene y la pelvis, en donde hay una flor de loto. El fondo de la culebra es de varios colores, aunque predomina el morado.  

Foto: Laura Arias @lauraariastattoo

¿Cómo fue el proceso?

Fueron cinco sesiones de varias horas en las que Santiago se sometió a dolores intensos, de las cuales asegura que fue la última, cuando le llegó el turno al glande, en la que más sufrió. “El dolor en esa sesión no se compara a las otras 4 juntas”, explicó Arcila.

Pero si para Santiago era una decisión para toda la vida y el dolor iba a ser demasiado intenso, para Laura era una gran responsabilidad y un gran desafío.

“Yo estaba muerta de susto, pero tenía que ser muy profesional en ese aspecto así que pensé que era simplemente piel y listo y que tenía que experimentar tatuar en diferentes partes del cuerpo”, comenta Laura.

Foto: Laura Arias @lauraariastattoo

La única vez que Santiago debió tener el pene erecto fue en la primera sesión para que Laura le pusiera la plantilla del diseño de la serpiente, en las otras, por el dolor, era imposible.

Al principio nadie creía que Santiago iba aguantar por lo que lo primero fue hacer una línea sobre el miembro para saber si era capaz de soportar.

“Hubo apuestas y todo. Y nadie creyó. Hasta que salimos ese día después de hacer la línea y todos quedaron impactados”, relató Laura.

Mira también: El estudio que rompe el silencio sobre los hombres que son violados por mujeres

Después de esas largas y dolorosas sesiones, en las que para Laura lo más desafiante era tener que estirar la piel del pene porque no había manera de que el pene mantuviera erecto, llegaron los cuidados que, en realidad, según cuenta Santiago fueron los mismos de un tatuaje normal, excepto que no podía tener relaciones sexuales.

La historia de Santiago y Laura se difundió en redes sociales y mientras a algunos quedaron impactados, otros se han antojado, porque de hecho Laura nos contó que después de que vieron su trabajo, ya hay tres hombres que también se quieren tatuar el pene.

También te puede interesar