El cáncer de pulmón es la segunda forma de cáncer más común y con más casos nuevos reportados (2.206.771 en 2020) y es la enfermedad que más muertes causa en su categoría entre hombres (20,6%) y mujeres (18,4%), según la Agencia para la Investigación en Cáncer (IARC por sus siglas en inglés).

Por su parte, el American Cancer Society, afirma que fumar cigarrillos, habanos o (cigarros) y pipa, y la exposición pasiva al humo del tabaco son los principales factores de riesgo para el cáncer de pulmón, pues aproximadamente 80% de las muertes  de esta afección se deben al hábito de fumar.

La buena noticia es que una alternativa contundente para reducir la mortalidad por causa del cáncer de pulmón, es dejar de fumar por completo, pues según un estudio publicado recientemente por Jama Network Open, donde se recogió información de más de medio millón de personas en EE UU, se calcula que las personas que dejan de fumar antes de los 35 años tienen, a largo plazo, un riesgo de mortalidad similar al de las personas que no han fumado nunca.

Según explican los autores, dejar de fumar antes de los 35 está asociado con reducciones de alrededor del 90% del exceso de riesgo de mortalidad comparado con los que siguen fumando y de un 66% cuando se consigue dejar de fumar antes de los 64.

Hasta los tabacaleros reconocen los efectos del cigarrillo

Durante la 6° edición The E-Cigarette Summit en Washington D.C, Estados Unidos, los principales representantes de la industria tabacalera debatieron con un claro mensaje: el tabaco no es un hábito saludable, pero, para aquellos que eligen consumir nicotina y no han podido o no quieren dejar de hacerlo, la clave es que sigan investigando o que se inclinen por productos que reduzcan los riesgos.

Se han hablado de alternativas sin combustión como los vapeadores o cigarrillos electrónicos; sin embargo aún no hay estudios científicos que realmente comprueben si ayudan a reducir la adicción o si estos tienen otros efectos secundarios sobre la salud del usuario.

Otra opción para aquellos fumadores que están en proceso de dejar de fumar, es que existen dispositivos con nicotina cero, una alternativa que ayuda reducir el consumo de este componente.

La mejor opción siempre será la dejar el hábito de fumar pues los resultados un estudio realizado con más de un millón de mujeres en el Reino Unido y publicado en The Lancet calculaba que dejar de fumar antes de los 40 reducía el riesgo de muerte asociado al tabaco en un 90% y casi lo reducía a cero si eso se hacía antes de los 30.