Según lo dio a conocer el Ministerio de Tecnologías de la Información, en el primer trimestre del año el país tuvo 29,8 millones de accesos en internet móvil, en una población que se estima está alrededor de las 65 millones de líneas de telefonía móvil registradas.

Muchas personas desde ya afinan sus búsquedas para encontrar el equipo de sus sueños y renovar al precio más justo su equipo.

Sin embargo, la similitud en la oferta basada en megapíxeles, tamaño de pantalla y una referencia genérica de batería, es para muchos un desafío a la hora de saber cuál es el mejor teléfono para su necesidad.

Es por eso que esta guía busca ayudar a la consideración comenzando por lo que debería ser motivo para descartar un celular.

Si en la oferta comercial no encuentras los siguientes detalles, puedes buscar comentarios especializados en línea, así como visitar una tienda Oficial en donde te puedan despejar tus dudas.

Publicidad

1. Dos o menos núcleos de procesamiento:

Los equipos con cuatro o más núcleos permiten revisar un archivo, recibir mensajes de WhatsApp, aceptar una llamada entrante e incluso ejecutar tareas adicionales sin que el teléfono colapse en el intento, en tanto puede responder a diferentes tareas con diferentes núcleos. Piense en cuatro u ocho para llevar su día a día tranquilamente. Y no hay por qué preocuparse por el precio, ya hay grandes opciones con montos accesibles.

2. Teléfonos que no reciben actualizaciones:

Los teléfonos que no reciben ninguna actualización de software en su vida útil se quedan atrás con mayor rapidez, no se adaptan y acortan su vida útil. Para muchos usuarios un teléfono con un año o dos de vida puede demandar cambio, pero la percepción de esta necesidad se puede extender con actualizaciones en funcionalidad, apariencia y eficiencia.

Prefiera además las interfaces con valor agregado, capaces de ofrecer utilidades y servicios de primera sin necesidad de comprar o instalar aplicaciones adicionales.

3. Batería por debajo de las 24 horas:

Un equipo que no llega al final del día puede resultar agotador y decepcionante. Los terminales que resisten al menos un día de uso moderado, y jornadas de trabajo enteras sin agotarse, deben preferirse.

Sea que el uso deseado responda a ver una maratón de series o se enfoque en la productividad, el rendimiento en independencia es fundamental, alarga la vida útil general del equipo y genera una mejor experiencia para el usuario.

4. Cámara sencilla:

Tener varias cámaras en un equipo no es un capricho y mucho menos un lujo. Un set de cámaras le permite generar mejores efectos, adaptarse a escenas de aumento o panorámicas en un instante.

No sacrifique la posibilidad así no sea un experto. Al contrario, tener 2, 3 e incluso 4 cámaras, puede llevar su experiencia social y su posibilidad de guardar recuerdos de calidad, a otro nivel sin necesidad de mayores conocimientos.

Todavía mejor si el equipo integra funcionalidades especiales y filtros exclusivos en este sentido. Le permitirá lucirse con sus tomas con rapidez y facilidad.

5. Cero valor agregado en su categoría de precio:

Es simple… si por el mismo precio encuentra funciones adicionales a los equipos de la misma gama, como lo puede ser la tasa de actualización de la carga de la imagen, la capacidad de enfriamiento del equipo, la resistencia a salpicaduras, entre otros, debería agregar esas variables a su decisión. No todo es cámara y pantalla, aunque sea importante.