El padre de Britney Spears fue removido de la tutela judicial con la cual controlaba la vida de su hija desde hacía 13 años, así lo decidió un tribunal de Los Ángeles.

La suspensión de Jamie Spears tiene efecto inmediato y será reemplazado con un tutor provisional “en el mejor interés” de la cantante.

“El señor Spears debe entregar todos sus activos y poderes como tutor”, dijo la jueza Brenda Penny durante la audiencia que duró más de dos horas.

El tutor provisional permanecerá al frente hasta el 31 de diciembre de este año, aunque hay expectativas de que el acuerdo sea deshecho antes de eso.

Una breve audiencia está prevista para el 12 de noviembre.

El controversial acuerdo fue decretado en 2008 luego de que Britney Spears atacara a un paparazzi en una estación de gasolina.

Posteriormente, le fue entregado a Jamie Spears el control financiero y personal de la cantante.

Un documental del New York Times afirma que Jamie Spears tenía aparatos de vigilancia instalados secretamente en el cuarto de su hija para grabar sus conversaciones.

El abogado de la cantante, Mathew Rosengart, dijo que el documental revelaba “horribles y excesivas violaciones de la privacidad de su hija adulta”.

Otro documental, “Britney vs Spears”, de Netflix, afirma que la artista trató dos veces de contratar su propio abogado en los primeros años de la tutela, pero le fue negado.

En julio, la princesa del pop, de 39 años, pudo finalmente colocar su propio abogado (Rosengart).

El mes pasado el propio Jamie Spears presentó un pedido para finalizar por completo la tutela de Britney Spears.