La publicación de contenido satírico en línea que «altere el orden público» se castigará con hasta cinco años de prisión, indicó la fiscalía de Arabia Saudita, reino conservador que lleva a cabo una campaña represiva contra todo tipo de disidencia.

«Producir o distribuir contenido que ridiculice, provoque, altere o se burle del orden público, de los valores religiosos o de la moral pública a través de las redes sociales (…) se considerará como un delito sancionable con cinco años de prisión y una multa de tres millones de riyales (800.000 dólares)», indicó la fiscalía saudí en un Tweet.

La represión contra disidentes, incluyendo arrestos de figuras religiosas, de personalidades liberales y de activistas de los derechos de la mujer, se intensificó desde el nombramiento en 2017 del príncipe heredero Mohamed bin Salmán.

También puedes leer: Top 10: Las mejores universidades de América Latina

El año pasado, el príncipe inició una campaña anticorrupción y detuvo en un palacio de Riad a hombres de negocios y miembros de la familia real que negociaron su libertad ofreciendo importantes pagos al Tresoro Público.

Al mismo tiempo las autoridades saudíes desarrollan planes para liberar la economía de su dependencia del petróleo y promover una apertura relativa de la sociedad saudí. 

POR: AFP

Publicidad