Actualmente en Colombia se cuenta con redes 4G (también llamada LTE) con la que se navega en los teléfonos móviles, eso sí, desde que haya cobertura en el lugar en el que se encuentre.

Si no llega la señal de 4G a su zona, seguramente estará navegando en 3G. Sin embargo, ya está andando en pocas partes del mundo la conexión 5G, con una velocidad antes impensable en materia de navegación.

Esta tecnología 5G -o de quinta generación- tiene cosas muy buenas, pero también algunas malas y unas feas que seguramente no le van a gustar.

Lo bueno

-La velocidad de descarga del 5G será de 10 Gbps, entre 10 y 100 veces más respecto de la 4G.

-Según la ministra de las TIC, Sylvia Constaín, “la tecnología 5G será un componente de gran importancia en la transformación digital de la sociedad y de la economía de los países durante los próximos años”.

Publicidad

-Esta tecnología promete una latencia de apenas un milisegundo y altas velocidades de hasta 100 megas, siendo de varias decenas de milisegundos la latencia de 4G.

-Además de la velocidad en navegación móvil, 5G permitirá el desarrollo de ciudades inteligentes, mayor despliegue de dispositivos iOT y cirugías remotas.

-Expertos dicen que facilitará los avances de robots industriales y vehículos autónomos.

Lo malo

-La llegada del 5G significará un considerable aumento en el valor de los planes mensuales.

-Aunque se estima que las redes 5G empezarán a desplegarse entre 2021 y 2022 en la mayoría de países, en Colombia se retrasará 4 o 5 años la adopción de 5G mientras se encuentra un modelo de negocio viable, pues actualmente los costos de operación son extremadamente elevados para los operadores.

-Implica mayores desafíos en términos de ciberseguridad, pues podrían aumentar los ataques cibernéticos.

Lo feo

-5G consumirá más energía, lo que significará un aumento en el calentamiento global. De hecho, un estudio asegura que se calienta más el planeta cuando nos conectamos a Internet que cuando tomamos un vuelo de avión.

-El Departamento de Estado de EE.UU. advierte en su sitio web que “las sociedades recientemente interconectadas dependerán de manera crítica de nuevas aplicaciones innovadoras. Los países deben tomar medidas ahora para salvaguardar sus redes 5G emergentes, porque lo que está en juego no podría ser mayor”.

-La privacidad de la red podría verse amenazada por algo que se conoce en programación como “puerta trasera” o “back door”.

-Al desarrollar ciudades inteligentes con 5G, se podría arriesgar la libertad de los ciudadanos, según el uso que se le dé a las tecnologías de vigilancia y monitoreo.

-De manera más amplia, la seguridad, democracia y soberanía de los países también podría verse afectada si la tecnología termina en manos de Gobiernos autoritarios, como lo advierte el Departamento de Estado de Estados Unidos.