Estilo de Vida

Cuánto vale y otros detalles del festival de sexo en grupo más grande de Europa

Santiago Moreno - 9 de julio del 2019

Swingfields, así se llama el festival más grande de Europa de swingers (personas que disfrutan intercambiando parejas) y que este año se celebró en el pequeño pueblo de Worcestershire en el Reino Unido.

De acuerdo con el diario inglés The Sun, el festival Swingfields comenzó hace seis años y desde entonces se lleva a cabo anualmente y para esta versión se estima que llegaron 700 asistentes.

Los asistentes pagaron hasta £ 415 que en pesos colombianos serían más de $1’660.000. por un pase de tres días, que incluye una lujosa carpa con dos camas, calefacción e iluminación con energía solar.

Según el medio británico, a los asistentes solo se les comunica la locación del evento 48 horas antes y al llegar se les entrega una manilla con código de color, que muestra a los demás huéspedes lo que están buscando.

Te puede interesar: La “supergonorrea” y otras 4 nuevas enfermedades de transmisión sexual que preocupan a los médicos

Foto: Tristan Potter SWNS

El sitio web de Swingfields tiene un glosario de términos para swingers que incluye «esposa caliente», «intercambio completo» y «intercambio suave».

Las «esposas calientes» son esposas que disfrutan del sexo casual con otros hombres, los «toros» son hombres bien dotados, casados ​​o solteros, que buscan sexo, mientras que los «unicornios» se llaman así porque son mujeres solteras y muy raros en la escena swinger.

Un ‘intercambio completo’ es donde una pareja intercambia parejas por sexo, mientras que un ‘intercambio suave’ es donde un esposo o esposa tiene sexo oral con la pareja de otra persona.

El Daily Mail relató que Los participantes en el festival pueden estar desnudos, pero se les recomienda que permanezcan cubiertos de la cintura hacia abajo en la arena principal del festival «por respeto al personal de catering».

Mira también: El olor a anciano se comienza a producir en nuestro cuerpo desde los 30 años

En entrevista para el Mail Online, el organizador Deb Harrison, aseguró que además de ser un bastante seguro, dijo: «No brindamos ningún servicio sexual, brindamos el evento que los invitados desean: música, instalaciones, entretenimiento, comedia, comida, bares y todo con licencia de la policía y el consejo locales».

Una de las curiosidades de este año es que el sitio del festival quedó a solo 200 metros de un campamento de exploradores con solo una vía que separa a los niños del evento para adultos.