El trabajo se convierte en una segunda casa para muchas personas, por eso debemos darle prioridad a la calidad de vida que tenemos allí, ya que si no somos felices, esto se empezará a reflejar en nuestra personalidad y sobre todo en nuestra salud.