Publicidad
  • Dólar (TRM)$ 4.040,20
  • Euro$ 4.393,81
  • MSCI COLCAP1.367,69
  • Petróleo (Brent)US$ 83,07
  • Petróleo (WTI)US$ 80,54
  • Café (lb.)US$ 2,38
  • Oro (oz.)US$ 2.454,80
  • UVR$ 374,12
  • DTF E.A. (90d)10,08%
Innovación para la vida

Del Burn-out al Burn-on, ¿te quemaste o te estás quemando?

Aricelis Martínez
Estratega BusinessLab

Publicidad

Dando vueltas por mis temas dominicales en la web, donde además de pasar por tendencias de entretenimiento como moda, cocina, innovación reviso también lo nuevo en tecnología, salud, sostenibilidad, de repente, algo llamó mi atención. Era una descripción mía (eso creí yo) en un artículo de DW escrito por Alexander Freund. Por un momento pensé que solo le faltaba mi nombre y por supuesto me fui a indagar un poco más. Todo comenzó así.

“Muchas personas están constantemente bajo presión. Les apasiona su trabajo: su teléfono móvil es su compañía constante, siempre están disponibles, incluso por la noche o el fin de semana. Les gusta su trabajo, pero siempre hay algo más que hacer. La familia, los hijos, los amigos… Estas personas quieren satisfacer las expectativas de todos. Incluso sus propias exigencias: a pesar del ritmo frenético, siguen queriendo hacer deporte y asistir a eventos”.

—Esta soy yo —pensé, un constante frenesí de eventos sociales, familiares, ecológicos, laborales, escolares, en fin, una vida de nunca parar y nunca descansar. No es que me sienta orgullosa de esto, pero el tiempo no alcanza para todas las cosas que quiero o “tengo que hacer”.

Sin embargo, al leer e investigar un poco más sobre el “Burn-on” quise traerlo a este espacio para que, como a mí, le sirva de reflexión a todos los que disfrutamos llevar la vida al máximo sin medir las consecuencias que esto pueda tener.

Antes de entrar en materia, recordemos un poco qué es el “Burnout”. Este, es un síndrome relacionado con el agotamiento crónico en el trabajo y su desenlace es un colapso, debido a la tensión tanto física como emocional que termina con ausencias, medicamentos y mucho reposo. Los síntomas van desde irritabilidad, dolores musculares, pánico, dolor de cabeza, hipertensión y suele terminar en fuertes cuadros depresivos.

Por su parte, el “Burnon” del que hablábamos hace un momento fue identificado por los psicólogos alemanes Timo Schiele y Bert Te Wildt y descrito por primera vez en 2021. Este resulta un tanto peligroso porque nos acostumbramos a lidiar con él ya que, a diferencia de su primo, este no tiene un momento puntual de colapso.

Según Timo,  “los afectados describen más bien una conexión demasiado estrecha y entusiasta con su trabajo, a veces más bien una hiperexcitación” y claro, la ansiedad y la depresión pueden hacer parte del paquete de síntomas de los cuales los más comunes son dolor de cabeza, dolor de espalda/cuello y bruxismo.

Entonces, ¿cuáles son las causas de este agotamiento y cómo podemos organizarnos para salir del círculo invisible y toxico?

Veamos algunas cifras. Future Forum en 2023 encuestó a más de 10.000 personas en seis países para concluir que más del 40 % de los trabajadores a nivel mundial se sienten agotados. En Colombia, según documentó el diario La República, casi la mitad (48 %) de los jóvenes de 18 a 29 años dijo sentirse cansado en comparación con 40 % de sus pares de 30 años o más.

La vida actual nos llena de tareas, carreras hacia el éxito, perfección en lo que hacemos, y a eso le sumamos la nueva preocupación de perder el trabajo dado que la tecnología y sus nuevas herramientas nos respiran cada vez más cerca. Según los autores del término, las personas que no solo quieren hacer mucho en su acelerada vida diaria para ganar tiempo y así hacer más cosas, sino que además quieren hacerlo lo mejor posible, son especialmente propensas al “burn on”.

Para salir de este círculo es necesario un análisis muy personal que puede pasar por los siguientes cuatro pasos:

  1. Identifica las cosas que te hacen descansar y hazlas al menos una vez por semana.
  2. Aprende a decir NO, algunos fines de semana debes y tienes que descansar.
  3. Priorizar siempre será una prioridad.
  4. Si no logras auto regular el nivel de actividad, consultar al especialista nunca está de más.

Y tú, ¿te animas a descansar?

*Las opiniones expresadas en las columnas son responsabilidad exclusiva de los autores y no representan el punto de vista ni la posición del Canal 1.

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News