A pesar de que muchos campesinos que viven de la plantación de la coca, el Gobierno ha negociado y se han incrementado la erradicación voluntaria de estos cultivos y cambiando por otros.