Después de retirarse de la televisión, Adriana Arango decidió dedicarse a la exportación de flores, pero después de estar en la cima de la fama cayó en desgracia y tuvo que pasar por un buen tiempo en la cárcel El buen pastor. Esta es su historia.