Luego de 25 ocasiones en que un desconocido desechaba llantas en su granja, Stuart Baldwin, un adulto mayor de 56 años, decidió vengarse.

El británico, quien reside en la zona de Haydock, instaló una cámara de seguridad a las afueras de su casa para descubrir al sujeto que le había vuelto su casa un basurero.

Tras detectar dónde vivía el indolente vecino, Stuart le dio un plazo de tres días para que retirara las 421 llantas que le había dejado en su propiedad.

Sin embargo, el descarado no hizo nada, por lo que el adulto mayor planeó una ‘dulce revancha’.

«La venganza se sirve mejor fría, ¿no? Me cansé de esto, así que pensé en devolverle un poco», dijo el anciano a Daily Mail.

Publicidad

Mire en el informe de «El Valor de la Verdad» lo que hizo Stuart Baldwin para darle una lección al vecino descarado.