Publicidad
Cargando...
Uno, Dos, Tres

Tres | Uno de los protagonistas del cartel de la toga busca tumbar la condena en su contra

En manos de la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia está el futuro del expresidente de ese alto tribunal Francisco Ricaurte, condenado a 16 años de cárcel por su participación en el llamado cartel de la toga

Publicidad

Según la condena, el exmagistrado Ricaurte, entre los años 2013 y 2016, aprovechó su poder dentro del alto tribunal para acomodar decisiones judiciales y favorecer en procesos penales a los excongresistas Musa Besaile, Álvaro Ashton y al exgobernador Juan Carlos Abadía, entre otros.

Ricaurte radicó un recurso de casación contra la condena impuesta en su contra, que deberá ser resuelto por la Sala Penal de la Corte, integrada por nueve magistrados.

Y aquí es donde viene lo interesante: resulta que cuatro de esos magistrados acaban de ser apartados del conocimiento de este caso por los impedimentos que tienen. Vean: la magistrada Myriam Ávila Roldán no podrá conocer el caso porque actuó como procuradora en las pesquisas que adelantó la Comisión de Acusación en el cartel de la toga.

El magistrado Fernando Bolaños reemplazó al magistrado Gustavo Malo, condenado por el cartel, y votó en los procesos contra dos de los vinculados al caso del cartel de la toga: el exfiscal Luis Gustavo Moreno y el exparlamentario Álvaro Ashton.

El magistrado Diego Corredor participó como conjuez en una decisión contra el exmagistrado Gustavo Malo, también vinculado al caso del cartel de la toga, y el magistrado Luis Antonio Hernández investigó a los exparlamentarios Musa Besaile y Álvaro Ashton, vinculados en toda esta trama.

Ahora, la Corte tendrá que designar cuatro conjueces para que conozcan el caso y tomen una decisión junto con los otros cinco magistrados que no están impedidos para conocer de este asunto.

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News