Publicidad
  • Dólar (TRM)$ 3.814,94
  • Euro$ 4.140,06
  • MSCI COLCAP1.440,78
  • Petróleo (Brent)US$ 82,07
  • Petróleo (WTI)US$ 77,9
  • Café (lb.)US$ 2,17
  • Oro (oz.)US$ 2.438,90
  • UVR$ 370,60
  • DTF E.A. (90d)10,23%
El 1 Opina

Movilidad urbana sobre dos ruedas

Un paso inteligente hacia la ciudad del siglo XXI

Jorge Laverde
Secretario General Comisión VI del Senado

Publicidad

En pleno auge del siglo XXI, las ciudades están experimentando un crecimiento urbano a pasos agigantados y la congestión vial es un problema cada vez más apremiante. Según estimaciones del Banco Mundial (2022) el 56% de la población total, equivalente a 4.400 millones de habitantes vive en las ciudades, y se espera que para el año 2045 aumente 1,5 veces hasta llegar a 6.000 millones, lo que significa que 7 de cada 10 personas vivirán en urbes, además de una tendencia creciente por vivir en ciudades que ofrezcan las mejores condiciones de estilo y calidad de vida.

Un desafío central para estas ciudades, es la movilidad urbana, y con ello, la búsqueda de medios de transporte ágiles, eficientes y sostenibles. Por tanto, las motocicletas que dependen de combustibles fósiles (valdría la pena mencionar que deberían ser reemplazadas en el mediano plazo por energías limpias), las motos eléctricas, los monopatines y scooter eléctricos, emergen como una apuesta para enfrentar el desbordado desarrollo urbano y la permanente congestión vial que afecta la vida social, económica y ambiental en los territorios. Estos vehículos ofrecen múltiples ventajas, entre ellas: agilidad y maniobrabilidad en momentos de alto tráfico, eficiencia del combustible, facilidad de estacionamiento, menor impacto ambiental, reducción de tiempos de viaje y menores gastos de mantenimiento comparado con los automóviles.

Para el caso colombiano, según cifras publicadas por el Registro único Nacional de Tránsito (RUNT) el parque automotor de Colombia cerró en el año 2022 con 18 millones de vehículos, representado en vehículos tipo automóvil, camioneta, bus y buseta (38%), maquinaria y remolques (1%), y la mayor participación en las motocicletas (61%), lo que representa alrededor de 11 millones de vehículos, evidenciando la preferencia de las y los colombianos por este medio de transporte, particularmente los niveles sociales con menos ingresos.  Además, registrando un comportamiento creciente entre 2020 y 2022, cercano al 55% en nuevas matrículas de motocicletas.

A pesar del crecimiento reportado, el uso de motocicletas que dependen de energías limpias es insuficiente en el país. Fenalco (2023) recientemente publicó un boletín sobre la venta de motocicletas nuevas, revelando que en el primer cuatrimestre del año se matricularon 229 mil motocicletas, 160 de ellas corresponden a motos eléctricas, lo que corresponde al 0,07% de la participación total del mercado. Este comportamiento refleja la necesidad de avanzar en mecanismos normativos que estimulen la demanda, promuevan precios competitivos de adquisición, la atracción de inversión directa en la industria y un plan estratégico de transición.

En esta apuesta, los actores viales ocupan un rol determinante. Los peatones y transeúntes, conductores de buses, automóviles y motociclistas, los ciclistas y patinadores, las mascotas y sus dueños, los deportistas y aquellos que se movilizan en el espacio público deben integrarse efectivamente mediante sistemas interconectados que armonicen las preferencias de movilidad, el uso seguro y responsable del medio de transporte y el cumplimiento de las normas y disposiciones legales, cuyo eje articulador es la seguridad vial. Cada día se producen alrededor de 10 muertes en el país por casos de siniestralidad vial, donde el actor vial afectado principalmente es el motociclista según datos de la Agencia Nacional de Seguridad Vial.

No obstante, las motocicletas no solo juegan un papel crucial en la movilidad inteligente, la generación de empleo y la contribución al dinamismo de la economía son muestra de ello. Según estimaciones de la Andi (2019) este sector genera más de 28 mil empleos directos, y si se tiene en cuenta la red de servicios y productos, talleres y repuestos asciende a más de 70 mil personas. Además, 3 millones de personas trabajan en sus motos en el día a día en los municipios del país y 8 millones usan el medio de transporte para moverse a sus trabajos.

Sin duda, la apuesta por las motocicletas, scooters y los monopatines eléctricos son un paso inteligente hacia la ciudad del siglo XXI. El reto está en poner la movilidad urbana sobre dos ruedas.

*Las opiniones expresadas en las columnas son responsabilidad exclusiva de los autores, y no representan el punto de vista ni la posición del Canal 1.

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News