Publicidad
El 1 Opina

Transición energética: rumbo a un futuro ecoSOStenible

Jorge Laverde
Secretario General Comisión VI del Senado

Publicidad

La transición energética y en particular la generación de energía eléctrica son temas de gran relevancia en la región de América latina y el Caribe en pleno desarrollo del siglo XXI, cercado por una profunda crisis ambiental auspiciada por el cambio climático, la disminución de la calidad del aire, el uso irracional de los recursos naturales, la deforestación, el deterioro de las cuencas hidrográficas, la contaminación del suelo y otras causas que han puesto en jaque la propia vida en el planeta y, a su vez, han develado que el modelo de desarrollo entendido como el crecimiento del producto interno bruto (PIB) imperante en nuestras sociedades, ha conducido a un enorme fracaso social y ambiental.

En esta coyuntura, la transición energética se ha convertido en la respuesta a la búsqueda de un futuro ecoSOStenible y, con ello, la necesidad de fuentes de energía más limpias y sostenibles que impulsen el desarrollo local de las comunidades en equilibrio con el medio ambiente.

Pero, ¿de qué estamos hablando al referirnos a la transición energética? En términos simples, al cambio gradual de los sistemas de energía basados ​​en combustibles fósiles hacia fuentes renovables y bajas en carbono. Esto implica la adopción de tecnologías limpias como la energía solar, eólica, hidroeléctrica y geotérmica. Estas fuentes de energía renovable son abundantes y no agotables, lo que las convierte en una opción viable para satisfacer la demanda energética local a largo plazo.

Para el caso colombiano, la matriz energética se basa principalmente en la producción de hidrocarburos, especialmente petróleo y gas natural, que representan 85% de la producción total de energía. Mientras la producción de electricidad se basa principalmente en la generación hidroeléctrica, con 70%; la generación térmica, que utiliza combustibles fósiles como el carbón y el gas natural, es de 28%; mientras que la energía solar y eólica equivale a 2%, evidenciando como país, una explícita necesidad de diversificar la matriz energética mediante el desarrollo de energías renovables y la adopción de tecnologías limpias.

Un factor esencial en este camino transita necesariamente por la generación de energía eléctrica, al ser una condición necesaria para el desarrollo integral del ser humano, los hogares, las empresas y la vida social, convirtiéndose en una oportunidad social y económica en los territorios del país. De esta manera, el municipio de La Dorada, Caldas, es hoy por hoy un referente de la transición energética del país, al liderar uno de los diez proyectos de fuentes no convencionales de energía renovable a través de la operación del parque solar Portón del Sol, en el que se pretende instalar 255.000 módulos fotovoltaicos para generar energía renovable con fuente solar. Según estimaciones del grupo español Elecnor, operador del proyecto, el parque solar tendrá una potencia nominal de 121 megavatios y producirá 263 gigavatios hora anules, reduciendo la emisión de 132.000 toneladas de dióxido de carbono cada año.

Sin embargo, todo no es color de rosa. Según cifras presentadas por la CHEC para diciembre de 2021, la cobertura del servicio de energía eléctrica en La Dorada ascendió a 99,9%, con una mínima diferencia de hogares conectados en el área urbana (100%) y el área rural (99,3%); si bien hay una cobertura total del territorio, actualmente persisten problemáticas como la falta de subsidios, la existencia de pobreza energética oculta, debido a disparidades económicas en comparación con el resto del país, altos costos en la factura del servicio de energía eléctrica en los hogares doradenses a pesar del reclamo social; tan solo en agosto de 2022, la factura eléctrica promedio anual en Colombia aumentó 25,9%, sumado a que las acciones de política pública del municipio se han orientado hacia la ampliación del alumbrado público dejando rezagado el debate en la agenda pública sobre los costos tarifarios y la relación entre energía y la comunidad doradense.

En síntesis, avanzar hacia un futuro ecoSOStenible en los territorios del país implica dos vías. Por un lado, impulsar proyectos como Portón del Sol, que no solo garantizará autosuficiencia energética en La Dorada sino también beneficios sociales y económicos para la comunidad, y, por el otro, la búsqueda permanente de soluciones integrales y participativas, involucrando a diferentes actores relevantes, como representantes del gobierno local, la empresa de servicios públicos, organizaciones comunitarias y la población en general.

*Las opiniones expresadas en las columnas son responsabilidad exclusiva de los autores, y no representan el punto de vista ni la posición del Canal 1.

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News