Ad
Ad
Ad
Ad
El 1 Opina

Char modelo 2023

Tatiana Velásquez
Cofundadora de La Contratopedia Caribe

Ad

Ya es un hecho lo que desde hace meses era un rumor en Barranquilla. Fuad Char anunció, la semana pasada, la tercera candidatura de su hijo Alejandro Char a la Alcaldía. El anuncio ocurre tras dos meses de encuestas electorales que ambientaron esa aspiración y lo muestran arrasador una vez más.

Desde octubre pasado, cuando el exfuncionario distrital Carlos Acosta comenzó campaña, la tercera candidatura de Char no estaba descartada. Si Acosta no despegaba —le explicó a La Contratopedia Caribe una fuente que trabajó con él—, el as charista sería el exalcalde porque gana en “cualquier escenario”, según mediciones internas contratadas por ese grupo.

El Char modelo 2023 es una figura todavía popular y las elecciones de este año se anticipan como un mero trámite porque no tiene un competidor sólido. Sin embargo, ya no llega a las urnas como el joven político de 2007, con la promesa de rescatar a Barranquilla de la debacle propiciada por el Movimiento Ciudadano, ni como el “exitoso ejecutor” de 2015.

A las Regionales de 2023 llega con su apellido convertido en sinónimo de corrupción, más ahora que la Corte Suprema de Justicia acaba de imputar a su hermano, el exsenador Arturo Char, por los delitos de concierto para delinquir agravado y corrupción al sufragante agravado.

Y llega también en medio de ensordecedores ruidos por cobro de coimas. Quien puso el tema en la agenda mediática fue el ganadero y abogado Luis Guzmán Chams. En entrevista con María Jimena Duzán dijo haber pagado un soborno como parte de un plan de varios contratistas para ganarse la millonaria construcción de un megatanque de agua potable, en el suroccidente de Barranquilla.

Luego fue Aida Merlano, la condenada excongresista y exaliada de los Char, quien desde 2020 comenzó a hablar públicamente de pagos por debajo de la mesa. Según ella, el megacontratista Faisal Cure entregó varios miles de millones que salieron de contratos que Char le adjudicó en sociedad con el también barranquillero Julio Gerlein, durante su segunda administración.

A través de las empresas Inversiones Jacur y Valorcon, Cure y Gerlein se ganaron en 2016 la canalización de un arroyo por $89.350 millones. Y en 2017 obtuvieron un contrato por $90.648 millones para ampliar la Vía La Cordialidad.

Al Char modelo 2023, además, lo cobija la sombra del desfalco de la Triple A. Héctor Amarís, su antigua mano derecha y quien no movía un dedo en el Distrito sin el guiño del exmandatario, está involucrado en parte del desangre a la empresa barranquillera, denunció La Silla Vacía. Ese robo suma unos $30.000 millones y se hizo a través de la firma Iarco Limitada, que ha tenido como accionista mayoritaria a la esposa de Amarís.

Pese a este rosario de cuestionamientos, todo está dado para que Char vuelva a la Alcaldía y haga alianza con el exgobernador Eduardo Verano, aspirante por tercera vez a la Gobernación del Atlántico. Con ellos compitiendo, los tarjetones de 2023 a la Alcaldía de Barranquilla y la Gobernación del Atlántico lucirán muy similares a los de 2015.

*Las opiniones expresadas en las columnas son responsabilidad exclusiva de los autores, y no representan el punto de vista ni la posición del Canal 1.

Temas Relacionados:

Ad
Siguenos en Google News