Publicidad
  • Dólar (TRM)$ 3.832,26
  • Euro$ 4.162,17
  • MSCI COLCAP1.429,18
  • Petróleo (Brent)US$ 83,98
  • Petróleo (WTI)US$ 80,06
  • Café (lb.)US$ 2,06
  • Oro (oz.)US$ 2.417,40
  • UVR$ 370,31
  • DTF E.A. (90d)10,26%
El 1 Opina

Apoyos ruidosos

Tatiana Velásquez
Cofundadora de La Contratopedia Caribe.

Publicidad

Al menos ocho contratistas de la Alcaldía de Cartagena asistieron, recientemente, a un evento organizado por el movimiento Valientes por Cartagena para respaldar la candidatura a la Alcaldía de Judith Pinedo, Mariamulata.  

La presencia de esas personas, con órdenes de prestación de servicios (OPS) del programa Familias en Acción, levantó polvareda entre algunos candidatos en Cartagena, porque desde 2020 el enlace de ese programa nacional en esta capital es un licenciado en Ciencias Sociales, que empezó su carrera en el sector público de la mano de Mariamulata.

Se trata de Édgar Arrieta Caraballo, cercano a Pinedo desde antes que ella llegara a la Alcaldía en 2008. En ese gobierno, fue alcalde de la localidad Industrial y de la Bahía. Y en las elecciones a Congreso de 2014, cuando Mariamulata aspiró al Senado, fue su fórmula a la Cámara de Representantes.

Por esos vínculos entre Arrieta y la carta de Valientes por Cartagena, algunos candidatos a la Alcaldía han denunciado que ese programa social está al servicio de la campaña de Pinedo. Sin embargo, hasta ahora no han entregado evidencias más allá de las fotos de los contratistas y la cercanía entre Arrieta y Pinedo.

Y aunque polémico, el respaldo de los contratistas no es ilegal y es común en todas las elecciones porque pueden hacer proselitismo político, pues según jurisprudencia de las cortes Suprema de Justicia y Constitucional, son sujetos particulares y no tienen una investidura pública, como sí la tienen los funcionarios de carrera o nombrados en cargos de libre nombramiento y remoción. 

Lo que sí hace el respaldo público de esos contratistas es hacerle ruido a la campaña de Mariamulata y aumentar la percepción de vasos comunicantes con el gobierno de William Dau, tras varios hechos recientes. 

Primero, Dau le dio un abrazo del oso tan pronto salió del Batallón en Bocagrande, el pasado 16 de marzo, absuelta por la Corte Suprema de Justicia. Después, le pidió públicamente que se lanzara a la Alcaldía. 

Segundo, en privado, Dau ha manifestado su intención de apoyarla porque es la única candidata que podría contrarrestar al exgobernador Dumek Turbay, con quien sostiene una confrontación pública desde hace años que escaló a los tribunales.

Y tercero —y con matices por la agencia de cada uno de ellos—, miembros de la administración de Mariamulata (2008-2011) están o estuvieron en el equipo de Dau. 

Mariamulata ha dicho, los últimos días, en distintos medios que su carrera política comenzó hace más de 20 años y llamarla “la candidata de Dau es un irrespeto”. Tiene razón porque, como explicó en una de esas entrevistas radiales, “primero fue lunes que martes”. 

La expresión “la candidata de Dau”, sin embargo, connota algo más: el respaldo que su aspiración recibe del gobierno local, en cabeza del mismo alcalde,  así ella y su equipo no lo hayan propiciado y varios de sus contendores instrumentalicen ese hecho desde hace semanas.

*Cofundadora de La Contratopedia Caribe.

*Las opiniones expresadas en las columnas son responsabilidad exclusiva de los autores, y no representan el punto de vista ni la posición del Canal 1.

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News