Publicidad
Nacional

¿Qué hacer cuando hay exposición a contaminación del aire por un incendio?

Publicidad
¿Qué hacer cuando hay exposición a contaminación del aire por un incendio?
Foto: Alcaldía de Bogotá

La Secretaria de Salud generó una serie de recomendaciones para las personas que están expuestas a la contaminación del aire por el incendio que se presentó este miércoles en una fábrica ubicada en la salida de la ciudad por la calle 80.

La emergencia formó una columna de humo que, de acuerdo con las autoridades de salud, puede ocasionar afectaciones a los residentes o transeúntes de la zona noroccidental de Bogotá, la Secretaría Distrital de Salud hace el llamado a la comunidad a seguir algunas recomendaciones de prevención.

Las personas con mayor vulnerabilidad son: niños, personas mayores, gestantes y con enfermedades pulmonares como asma o EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), especialmente aquellas dependientes de oxígeno.

La Secretaria de Salud recomienda que se evalúe la posibilidad de trasladarlos a zonas que no hayan sido afectadas.

Principales recomendaciones

  • Si se encuentra cerca de una fuente de humo, hollín o material particulado, evite mantener abiertas ventanas y puertas y cubra las rendijas de ventilación con trapos húmedos.
  • Limpie las superficies y pisos de la vivienda utilizando paños o trapos humedecidos con agua para evitar que se levante el polvo.
  • Evite acercarse al área del incendio para evitar la inhalación de humo. Cubra la nariz y boca con tapabocas o un pañuelo húmedo en caso de estar cerca.
  • Limitar la actividad física intensa al aire libre de las personas de mayor vulnerabilidad.

¿Qué hacer en caso de emergencia?

Si identifica una situación de urgencia por dificultad respiratoria, informe a la Línea 123 o acuda al servicio de urgencias.

Signos de alarma en niños

  • En niños menores de 5 años: respiración rápida, le “silba el pecho” o se le “hunden las costillas” y tos persistente.
  • Fiebre en menores de 2 meses o en niños mayores de esta edad, fiebre de difícil control o que persista por más de 2 días; decaimiento somnolencia o irritabilidad.
  • El niño no puede beber ni tomar el pecho o no come nada, vomita todo; presenta ataques o convulsiones; está empeorando o “no se ve bien”.

Signos de alarma en la población general

  • Dificultad al respirar, fatiga inusual o dolor en el pecho.
  • Tos con expectoración purulenta o con pintas de sangre.
  • Decaimiento o cansancio excesivo, así como confusión o alteración de la conciencia.
  • Fiebre de difícil control o que persista por más de 2 días.

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News