Publicidad
Mundo

Mamá influencer que daba consejos de maternidad fue condenada por torturar a sus hijos

Según los jueces, la mujer mantenía a dos de sus hijos en condiciones que los fiscales compararon con las de los campos de concentración

Publicidad
Mamá influencer que daba consejos de maternidad fue condenada por torturar a sus hijos

Una youtuber estadounidense que exhibía su vida familiar y promovía estrictas prácticas de conducta fue condenada a prisión por maltratar a sus hijos, al mantener a dos de ellos en condiciones que los fiscales compararon con las de los campos de concentración. 

Ruby Franke, de 42 años y madre de seis hijos, se declaró culpable en diciembre de cuatro cargos de maltrato infantil con agravantes, y el martes fue condenada a penas de entre uno (1) y 15 años de prisión por cada cargo.

La socia de Franke, Jodi Hildebrandt, de 54 años, a la que describió como su “mentora”, recibió la misma condena. 

Desde 2015 Franke dirigía un canal de YouTube llamado “8 Passengers”, que ya fue eliminado, en el que retrataba la vida cotidiana de su familia y promovía estrictas normas educativas.

Más tarde aparecería en un canal de YouTube dirigido por Hildebrandt, luego de separarse de su esposo.

También puedes leer: Absuelven a un hombre que intentó estrangular a su esposa porque “estaba sonámbulo”

El fiscal de Utah, Eric Clarke, dijo que Franke y Hildebrandt mantuvieron a dos de los niños, que entonces tenían 9 y 11 años, en un “entorno similar a un campo de concentración”.

“A los niños se les negaba regularmente comida, agua, camas para dormir y prácticamente cualquier forma de entretenimiento”, afirmó Clarke. “Se les aislaba de los demás y se les escondía cuando venía gente a visitar la casa”, agregó.

“También se les obligaba a realizar trabajos manuales al aire libre en el calor extremo del verano, a veces sin zapatos ni calcetines”, dijo el fiscal. “Ambos niños tenían lesiones físicas extensas por el abuso que requirieron hospitalización”.

Clarke también señaló que los niños fueron maltratados emocionalmente, “hasta el punto que cada uno creía, en cierta medida, que se merecían lo que les estaban haciendo“.

Finalmente, el mayor “tuvo el valor” de huir y pedir a un vecino que llamara a la policía, dijo Clarke, añadiendo: “Sólo Dios sabe cuánto tiempo más podrían haber sobrevivido en esa situación.”

Franke se disculpó por sus actos en la vista de sentencia ante el juez John Walton.

“Me hicieron creer que este mundo era un lugar malvado lleno de policías que controlan, hospitales que lesionan, agencias gubernamentales que lavan el cerebro, líderes eclesiásticos que mienten y codician, maridos que se niegan a proteger y niños que necesitan abusos”, declaró.

Franke afirmó que su paranoia “culminó en una actividad delictiva” y que estaba “dispuesta a rendir cuentas”.

Franke y Hildebrandt cumplirán un mínimo de cuatro años de prisión, pero la Junta de Indultos y Libertad Condicional de Utah decidirá su condena exacta.

Por: Agence France-Presse (AFP)

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News