Publicidad
Mundo

Alexéi Navalni, el tenaz opositor de Putin que murió entre rejas

Alexéi Navalni pagó con su vida su lucha contra el presidente ruso Vladimir Putin, denunciando sin tregua la represión y la corrupción de su régimen

Publicidad
Alexéi Navalni, el tenaz opositor de Putin que murió entre rejas

Envenenado, encarcelado, condenado y muerto en prisión. Alexéi Navalni pagó con su vida su lucha contra el presidente ruso Vladimir Putin, denunciando sin tregua la represión y la corrupción de su régimen, así como el asalto que lanzó contra Ucrania.

Navalni, entre rejas desde enero de 2021, fue condenado de nuevo el pasado agosto, esta vez a 19 años por “extremismo”, que debía cumplir en uno de los establecimientos más duros del sistema penitenciario ruso.

Le puede interesar: Menores ucranianos forzados a luchar por Rusia: un drama sin resolver

A finales de 2023, fue trasladado a una remota colonia penitenciaria del Ártico ruso, donde anunciaron su muerte este viernes.

Este hombre alto y rubio, de penetrantes ojos azules, de 47 años, apareció delgado y envejecido durante las retransmisiones a distancia de las últimas audiencias en las que estaba implicado, la única manera de verlo.

Navalni quedó físicamente marcado por el envenenamiento que sufrió en 2020, una huelga de hambre y las repetidas estancias en aislamiento.

La cárcel no debilitó su determinación

Durante las audiencias y en mensajes difundidos a través de sus abogados, Navalni no cesó de denunciar a Vladimir Putin, a quien describió como un “abuelo escondido en un búnker”.

Durante su juicio por “extremismo” de agosto de 2023 condenó “la guerra más estúpida y sin sentido del siglo XXI”, en referencia al asalto ruso a Ucrania.

En sus mensajes en línea bromeaba sobre la intimidación a la que le sometía la administración penitenciaria. Entre otras cosas, le obligaban a escuchar el mismo discurso de Vladimir Putin día tras día, “¡Como si pronunciase pocos!”.

Alexéi Navalni también intentaba mostrar su apoyo a sus compañeros de infortunio, encarcelados a consecuencia de la represión, y denunciaba una justicia rusa “fascista”.

Desde el extranjero, sus equipos siguen difundiendo investigaciones sobre el enriquecimiento de las élites políticas, algunas de las cuales se benefician directamente del conflicto en Ucrania.

– “No me callaré” –

Algunos detractores del poder ruso seguían recriminándole su cercanía con la extrema derecha y su ambigüedad sobre la anexión rusa de la península de Crimea, en 2014.

Pero cuando fue envenenado en agosto de 2020 en Siberia, en plena campaña para las elecciones regionales, recibió el apoyo sin fisuras de todos los opositores, las oenegés y los países occidentales.

A punto de morir, fue trasladado a Alemania para recibir tratamiento, con el acuerdo del Kremlin.

Una vez curado y sin signos de estar amedrentado, Alexéi Navalni protagonizó un gran regreso en diciembre de 2020 al tender una trampa a un agente ruso que admitió, por teléfono, que los servicios secretos estaban detrás de su envenenamiento.

Acto seguido y negándose al exilio, el opositor regresó el 17 de enero de 2021 a Rusia sabiendo que sería detenido, lo que ocurrió nada más llegar al aeropuerto, ante las cámaras de todo el mundo.

Dos días después, Vladimir Putin fue acusado en una nueva investigación en vídeo de haberse construido un lujoso palacio en el mar Negro.

Las repercusiones fueron tales que el presidente ruso tuvo que desmentir personalmente las acusaciones.

Sin embargo, ni esos éxitos y ni el envenenamiento movilizaron a las multitudes en Rusia, donde las manifestaciones se reprimieron rápidamente.

Las autoridades parecían decididas a hacerle la vida imposible al opositor que dijo estar decidido a no rendirse jamás.

“No me callaré y espero que todos aquellos que me escuchan no se callen”, declaró ante un tribunal en septiembre de 2022, tras pasar 12 días en aislamiento por denunciar la ofensiva rusa contra Ucrania.

Temas Relacionados:

Publicidad
Síguenos en nuestro canal de WhatsAppSíguenos en Google News