Una descarada familia quedó al descubierto cuando le echaban cabellos a la comida de un restaurante para no pagar la cuenta.

La mesera, víctima de los pillos, hizo la denuncia pública a través de las redes sociales para que ningún otro colega suyo caiga en las asquerosas maniobras.

“No es justo que nos quieran hacer esto a los meseros”, dice la mujer mientras narra cómo la timaron los cochinos.

En las imágenes se aprecia a la mujer, quien sería la madre de los niños, arrancándose los cabellos de la cabeza para que su marido los inserte en las hamburguesas.

Así los delató la cámara de seguridad:

 

Los hechos que son objeto de indignación entre usuarios de rede sociales sucedieron en Ciudad de México.

Lo curioso es que no era la primera vez que la familia usaba esa táctica, al parecer era una conducta recurrente. Hecho que hizo dudar a los trabajadores del establecimiento.

La mesera agregó que tuvo que sacar de su salario para pagar el valor de la comida que consumió la familia de sinvergüenzas.

Cientos de personas rechazaron las acciones de la familia y, sobre todo, reprocharon el mal ejemplo que estos padres le están dando a sus hijos, enseñándoles mañas para conseguir cosas gratis.

“Miserables, ¿eso le enseñan a sus hijos?”, “Qué vergüenza dan, parásitos”, “gente repugnante”, “abusivos”: son algunas de las reacciones de los usuarios al video.