En Bucaramanga quedó grabado un nuevo acto de intolerancia, cuando unas personas decidieron destruir los alimentos de un pedido que habían entregado por error unos domiciliarios.

El hecho habría ocurrido este miércoles en el edificio Alcázar, ubicado en la calle 47 con carrera 27, donde los trabajadores trataron de recuperar el mercado, pero fueron recibidos hasta con agresiones físicas.

En las imágenes se puede ver que una pareja recibe a los domiciliarios con groserías, y no les importa que la autoridades intervengan. «Llame a la Policía que los atiendo», dice una mujer.

Esta es la grabación que ya es viral en redes sociales por la reprochable reacción de estas personas contra los domiciliarios.

Aún se desconoce qué provocó la reacción de estas personas para que no pudieran simplemente devolver el mercado en vez de destruirlo, sobre todo en una época en que varias familias están necesitando ayudas alimentarias.

Se especula en redes que intentaron conservar el mercado aunque no lo habían pagado, y al ver que los domiciliarios les reclamaron, prefirieron destruir los alimentos antes que devolverlos.