La justicia rusa condenó este lunes a 11 años de prisión a un exprofesor de química —aparentemente inspirado en el personaje de la serie Breaking Bad, Walter White— por fabricar  drogas en un laboratorio instalado en la buhardilla de su casa.

El hombre de 52 años, diplomado en química y que también dio clases en escuelas secundarias, fabricó durante más de un año grandes cantidades de drogas sintéticas, según la agencia de prensa pública TASS.

El laboratorio estaba instalado en la buhardilla de su casa de campo con materiales que el hombre, que también trabajó como técnico de laboratorio, compraba en internet, indicó el tribunal que le condenó, en la región de Irkutsk.

En las imágenes difundidas por el servicio de seguridad FSB se ve una buhardilla llena de tubos, pantallas de ordenador y recipientes de vidrio así como cajas con productos químicos.

Según la prensa rusa, las drogas se distribuían a través de un sistema complejo de escondites.

El hombre apareció en el tribunal con rostro sombrío y la cabeza rapada, según las imágenes de televisión.

*Información de AFP.

Publicidad

Ultimátum de la Policía a uniformados que compren en ventas ambulantes