La historia proviene de Australia, donde el hijo de un periodista, el pequeño Billy Campbell, asegura que fue la Princesa Diana de Gales, en Reino Unido.

Su padre, el presentador y columnista David Campbell, decidió hacer público el tema cuando, tras varias pruebas, Billy demostró que tenía conocimiento de cosas que sería imposible que supiera.

El primer contacto fue cuando el niño tenía tan solo dos años y vió una tarjeta en la que aparecía la princesa Diana y exclamó, enseguida, “¡Mira, soy yo cuando era princesa!”. Pero el tema no se detuvo allí.

A modo de prueba, los padres de Billy Campbell le hicieron preguntas diferentes sobre cosas que, generalmente, un niño de cuatro años nunca respondería:

“Hicimos una prueba. Colocamos fotos de todos los castillos como Balmoral, Windsor, etc., y dijimos: ‘¿Cuál de estos era su castillo de Balmoral?’

Billy sabía exactamente qué castillo era el favorito de Diana: Balmoral. Y le dijo que tenía unicornios (que es el animal nacional de Escocia) y señaló que hay muchos en las paredes, ¿cómo podría saber eso?

Incluso, en una ocasión, describió la residencia escocesa de la familia real con tal detalle a unos amigos escoceses que visitaron a sus padres y la precisión que tuvo, los dejó impresionados.

El pequeño nació 19 años después de la muerte de la princesa Diana, que sufrió un accidente automovilístico en agosto de 1997.

Lo más escalofriante

Al inicio, los padres tomaron todo este asunto de que el niño sería la reencarnación de la Princesa Diana, como un tema sin mayor seriedad. Pero poco a poco los datos fueron cambiando esa percepción.

Cuando le preguntaron a su hijo “¿Quién más estaba en tu familia cuando eras princesa?”, el pequeño Billy respondió: “Tengo hermanos y hermanas. Tengo un hermano llamado John”. Y los padres, al hacer la averiguación, quedaron sorprendidos que era cierto.

Más adelante, un momento que ‘dejó fríos’ a los papás de Billy fue cuando le mostraron al niño una foto y él dijo: “Soy yo como una princesa. Entonces, un día llegaron las sirenas y ya no era una princesa“, refiriéndose a una imagen del día del accidente en que Lady Diana falleció.

Unos días más tarde de descubrirse esta noticia, varias personas psíquicas analizaron el caso y opiniones de expertos en el tema, como la de Peter Williams, señalan que “es posible que el niño lo hace por tener una conexión espiritual con la princesa“.

“Usualmente hay un nivel de trauma en el que desean pasar y explicar. Con la princesa Diana, bien podría ser eso”, señaló el psíquico.

Además, el pequeño también habló de los príncipes Harry y William como “sus hijos” y que le entristecía ver la relación que llevaban entre los dos actualmente.

El psíquico señaló que los niños pueden tener recuerdos “más frescos” de sus vidas pasadas, por lo que toda la información que se desee conocer, también debe hacerse con precaución.

Esto, especialmente, si querían obtener detalles inéditos de cómo habría sido la relación con la familia real e, incluso, hasta de su muerte.

En el caso de Billy, que sería la reencarnación de la princesa Diana, destacó: “La mente de un niño es fácilmente dirigida. No puedes decirles lo que estás buscando. Va a ser tan difícil ahora obtener esta información sin contaminarla, o sin tener un sentido de parcialidad o llevar a su hijo a esto”.