El cantante vallenato, Jorge Oñate, murió el pasado 28 de febrero en la ciudad de Medellín. Sin embargo, su tumba está en el Cesar.

A sus 71 años de edad, el reconocido artista perdió la vida a causa de complicaciones en su salud que se agravaron tras contraer Covid-19.

Luego de que su cuerpo fuera trasladado de Medellín a Valledupar, Jorge Oñate fue despedido en un sentido funeral al que acudieron personajes como Silvestre Dangond.

Tras esto, los restos del cantante fueron llevados a una bóveda del cementerio municipal de La Paz, municipio del Cesar, en donde se le dio cristiana sepultura.

A pesar de que muchos creyeron que Jorge Oñate fue enterrado en una tumba con varios lujos y excentricidades, esto no fue así.

José Eduardo “el Mono” Romero, quien fuera el mánager del artista, compartió una imagen que generó todo tipo de críticas.

Allí aparece posando en la tumba de Jorge Oñate, la cual luce en lo que llaman “obra negra”, pues no cuenta ni siquiera con un lápida grabada en piedra.

La bóveda solo cuenta con el nombre de Jorge Oñate y sus fechas de nacimiento y muerte marcadas sobre el cemento ya seco junto a la frase “Nuestro Orgullo”.

Dicha imagen de la tumba de Jorge Oñate generó indignación entre sus seguidores, quienes no entienden la razón por la que el lugar en el que descansan los restos del cantante esté en tan malas condiciones.