Un hombre que fue arrestado en Westminster Hall tras acercarse al féretro de la reina Isabel II y quitar el paño que lo cubría, quería comprobar que la monarca estaba realmente muerta, dijo el juez tras la comparecencia del detenido.

Muhammad Khan, de 28 años, hizo la kilométrica cola que conducía a la capilla ardiente de la soberana, fallecida el 8 de septiembre a los 96 años, a la que se acercaron unas 250.000 de personas para rendirle un último homenaje.

Una vez entró en el vestíbulo de Wesminster, Khan se salió de la cola hasta el féretro de Isabel II y agarró con ambas manos la tela que lo cubría.

Rápidamente detenido por la Policía, compareció ante el tribunar de Wesminster por dos cargos de alteración del orden público.

Le puede interesar: Hombre se fue de un restaurante sin pagar y se llevó hasta los platos

El detenido “sufre alucinaciones y piensa que la reina no está muerta y que el rey Carlos tiene algo que ver con ello”, indicó el juez Michael Snow. También piensa “que podría ir al castillo de Windsor a rendirle homenaje [a la reina], pero porque cree que aún sigue viva”.

Vea también: Qué es la “renuncia silenciosa” y por qué es un concepto que está tomando fuerza entre los trabajadores

El juez no interrogó a Khan, ya que los médicos consideraron que no era apto para participar en el proceso. El joven solo confirmó su nombre, fecha de nacimiento, dirección, e intervino una vez.

Posteriormente lo liberaron bajo fianza a condición de que permanezca en un hospital psiquiátrico del este de Londres hasta su próxima comparecencia ante el mismo tribunal el 18 de octubre.