Como parte de un reto viral en China, aparentemente, un hombre obligó a un perro a comer picante para mostrar su reacción en redes sociales.

Dicho personaje tomó un plato con pollo y chile picante, que incitó a comer al  pastor alemán hasta el final. En plena grabación se ve lo que serían lágrimas cayendo de los ojos del animal.

Todo habría sido parte de un reto que se ha hecho viral en el país asiático, el cual se ha denominado como «chibo» o «mukbang»; este se creó como una manera de expresión de los video blogeros en contra de la represión del país, en la que obtienen altos ingresos al compartir videos comiendo en grandes cantidades.

De acuerdo con Daily Star, en el video el hombre dice:

«Muy bien, demos a nuestro guapo Shuaishuai una muestra de Chongqing. Este es un plato de pollo con chile». Luego añade «lo está disfrutando», mientras unas lágrimas caen.

Ante este hecho, entidades defensoras de animales han salido en rechazo a esta acción que se ha convertido en algo común en China, luego de que el gobierno bloqueara todo el contenido de programas de alimentación en línea, «como parte de la campaña nacional del país para frenar el desperdicio de alimentos», según señaló DailyMail.

Desde entonces, los video bloggers de sitios populares de transmisión en vivo, como Douyinhan, han aprovechado sus mascotas para continuar con tendencias como esta.

Publicidad

Por ejemplo, otro usuario obligó a su perro a tomar varios tipos de leche de animal u otro en el que el dueño hace estallar un caramelo en la garganta de un husky, mientras sujeta la boca de la mascota para mantenerla cerrada.

Hay otro caso en el que se muestran a dos perros obligados a comer 38 tipos diferentes de comidas y bebidas humanas, y lo plantean como un ‘desafío alimenticio’.

Por supuesto, la polémica se creó al hacerse viral todo este contenido y considerarse como una manera de maltrato animal.

¿En qué terminó todo?

Finalmente, y según medios chinos, el dueño de este pastor alemán eliminó el video al enfrentar varias críticas en línea, que no paraban de reproducirse.

Habría afirmado que sabía que los chiles eran malos para el perro, pero su mascota «realmente disfrutaba comiéndoselos».