El colombiano Yesid Moreno es el testigo de un milagro. A pesar de caer desde una altura de 14 mil pies, sobrevivió y 10 años después contó todos los detalles de lo que parecía una muerte fija.

Un 14 de diciembre de 2009, Moreno saltó desde un avión para poner en práctica el curso de paracaídismo en caída libre, sin embargo, nunca imaginó que el paracaídas le iba a fallar.

“Abriendo el equipo, yo sentí que me levanté por un viento lateral y volví a caer sobre las cuerdas (…)  La primera impresión fue un susto el hijue****: ‘dios mío, esta mierda se acabó'”, señaló Yesid en la historia que escribió en primera persona para un blog de El Tiempo.

En su relato, el hombre describió qué pasó por su cabeza al saber que lo más probable era que iba a morir:

“Sentí que mis pensamientos se empezaban a extender a mi familia, las cosas que hice, las novias que tuve, hasta los profesores del colegio (…) Hasta pude reflexionar. Al final, ¿sabe qué? Me sentía feliz. Sentía una euforia grandísima. ‘Bueno, nada más que hacer. Ojalá no quede muy vuelto nada en el piso, porque qué pena con mi familia'”.

Mire también: Encontraron un video con los últimos momentos con vida de un soldado

El impacto contra el suelo

Desde esa altura, una persona puede alcanzar una velocidad superior a los 250 kilómetros por hora. Por lo que la muerte es casi instantánea. Sin embargo, Yesid describió incluso el sonido del choque: 

“Me acuerdo mucho del sonido. Yo no sé si usted ha escuchado caer varios huevos. Tienen un sonido particular, como de la cáscara y luego la parte líquida”.

Cuando pudo despertar, Moreno dice que vio “los huesos de la mano salidos”, “las piernas no respondían”, “escupía pedacitos de dientes” y “vomitaba sangre”.

¿Qué lo salvó?

Alrededor de 10 minutos después, según Yesid, escuchó a una persona del club de paracaidismo. Cuando lo encontró, dijo: “¿Usted todavía está vivo?”.

Su cuerpo fue llevado a una enfermería donde quedaron desconcertados al verlo, así que fue remitido al Hospital departamental donde le dijeron que tenía “aplastamiento y desplazamiento de las vértebras”.

Para Moreno, lo que realmente lo salvó fue su condición física excepcional.

“Yo levantaba 250 kilos, eso fue lo que realmente me salvó de que las vértebras no se hubieran desplazado y seccionado más. Digamos que eso amarró para que yo no me desarmara”, escribió.

En su recuperación, uno de los cambios más significativos fue su estatura. Debido al desplazamiento de las vertebras, Yesid pasó de medir 1,76 cm a 1,70.

Mire también: (Video) Dos sujetos se apuñalaron hasta la muerte a plena luz del día

A los seis meses volvió a caminar y al año pudo regresar a hacer trabajos físicos en gimnasio. Sin embargo, los doctores le señalaron que podría presentar problemas neurológicos.

Según él, lo más difícil de la recuperación fue cuando tuvo que superar la adicción a la oxicodona, porque era el único medicamento que le aliviaba el intenso dolor. “Me atrevo a decir que produce más adicción que la heroína”.

En el siguiente audio, Yesid Moreno lo invita a conocer su historia en El Tiempo. En el enlace de su testimonio también puede ver un video de los instantes antes de que saltara del avión.