Un niño se llevó el peor susto de su vida en una sesión de fotos para Halloween.

El pequeño asistió con su hermana a unas fotografías que organizaron sus padres.

Los encargados de la sesión de fotos adecuaron el set con telarañas, un esqueleto y calabazas, característicos por esta época de Halloween.

Mientras la niña está sentada posando, el curioso bebé, de unos 3 años, se arrodilla en el sofá para detallar qué había detrás del mueble.

Con lo que el pequeño no contaba es que estaba de frente con los personajes de Halloween más terroríficos en toda la historia del cine; Freddy Krueger, Michael Myers y Jason.

 

 

La hermana del pequeño, literal, lo abandonó del susto, pues salió corriendo sin importarle.

El pequeño, como pudo, se bajó del sofá, pero cuando intentaba correr se tropezó con una calabaza que estaba en el piso.

Al verse acorralado por los icónicos personajes de Halloween no pudo parar de llorar muy aterrorizado.

Sin embargo, el niño se levantó como pudo y salió corriendo hacia donde estaba su madre, que estaba grabando en ese momento con su celular.

El polémico video fue condenado por usuarios que tildaron de “excesiva” la broma que le hicieron al niño.

 

 

El tremendo susto que se llevó de Halloween un niño: