Alejandra Torres es la mujer que provocó un escándalo nacional, luego de pasear amarrada y en lencería (acá el video) en el barrio Provenza de Medellín junto a Patrick Slurick, un holandés con quien sale desde hace cuatro meses.

La mujer, quien trabaja como modelo webcam, ofreció su versión a distintos medios de comunicación, con el fin de aclarar que “no es prepago, ni trabajadora sexual (…) ni la estaban obligando”.

La mujer asegura que su fin era laboral y temático. En primer lugar, su idea era crear contenido para adultos en sus redes sociales, como Onlyfans, y segundo disfrazarse en el marco del mes de octubre. Sin embargo, aclara que no se esperaba el rechazo.

La intención, según ella, era hacer algo “tipo James Bond”, que consistía en salir en lencería junto a su novio y transitar en el sector exclusivo de El Poblado. “Esto lo que hace es crear tráfico orgánico que me sirve para mis temas laborales”, explicó a Teleantioquia.

 

 

La mujer asegura que no hizo nada malo y que nunca mostró alguna de sus partes íntimas.

“Yo nunca tuve expuestos mis genitales, no estaba atentando contra la integridad de nadie ni el buen nombre. Al contrario, así lo veo yo, muchas personas estaban admirando lo que estábamos haciendo”, agregó al medio local.

En su defensa, la modelo webcam se preguntó si la reacción habría sido la misma si su pareja no fuera un extranjero.

“Si hubiese sido un colombiano, ¿cómo hubiese sido la noticia? Si hubiese sido una modelo reconocida, ¿cómo hubiese sido la noticia”, cuestionó.

Además, la joven se comparó con J Balvin para calificar si su acto era o no denigrante. Para ella, el cantante “salió en un video con dos mujeres amarradas como si fueran perras. ¿Es peor lo que hicimos?”, dijo a El Colombiano.

Este es un ejemplo de los videos que hace Alejandra Torres para sus redes sociales con contenido para adultos.

 

 

¿Qué dice el neerlandés?

Por su parte, Patrick Slurick se mostró preocupado por su situación migratoria, debido a la amenaza de las autoridades de deportarlo “por afectar la imagen de Medellín”, según el alcalde Daniel Quintero.

“La noticia ha llegado hasta mis papás, que viven en Holanda. Solo quería ayudarle a mi novia, porque la amo”, dijo el foráneo.

Asimismo, estuvo de acuerdo con Alejandra en que no hicieron nada malo. “Ella estaba bien elegante, no mostró nada. No entiendo porque una mujer, tan clásica como ella, no tiene derecho de pasear en las calles así”, expresó a Teleantioquia.

Patrick viajará el próximo sábado a su país a aclararle a su familia la situación, porque ha sido objeto de insultos por el escándalo en redes.