La imagen de un flamenco, con el pico aparentemente incrustado en la cabeza de su pareja, mientras un fluido rojo escurre hacia el polluelo que la segunda ave sostiene se ha vuelto viral.

Si bien el video publicado por Science Channel en Instagram parece un poco bizarro, realmente tiene una explicación perfectamente natural.

Hay que aclarar que la pareja de flamencos no se está lastimando el uno al otro y que de hecho no tiene el pico enterrado en la cabeza de su pareja. Las aves en realidad están usando de manera ingeniosa la forma de su cráneo para alimentar a su cría.

Los flamencos están trabajando de manera conjunta para que la leche de buche que se produce en el tracto digestivo de estas aves (el fluido de color rojo), llegue de una forma segura a la boca de su polluelo.

La leche de buche, a diferencia de la leche materna de los mamíferos, puede ser producida por ambos géneros de aves en varias especies. Sin embargo, en el caso puntual de los flamencos únicamente es el macho quién lo hace.

Este fluido se les da a los polluelos recién nacidos como una forma de “lactancia” en sus primeros días de vida.

Este es el video publicado por Science Channel en Instagram: