La película El Hoyo (The Platform en inglés) se ha convertido en uno de los éxitos de Netflix durante la crisis mundial por el coronavirus. Sin embargo, su final ha dejado más teorías y preguntas en redes, que respuestas.

Su director, el español Galder Gaztelu-Urrutia, dio una reveladora entrevista a Digital Spy, en la que suelta lo que muchos han querido saber sobre el desenlace de esta historia.

Además, el cineasta ofreció unas reflexiones muy interesantes sobre los personajes y el contexto de la cinta, que propiciará más de un debate.

ATENCIÓN: ALERTA DE SPOILER. Sugerimos que no sigas leyendo si no la has visto.

Goreng, ¿murió?

Al ver la película, todos nos ponemos en los zapatos de Goreng (el protagonista), viviendo en una distopía de clases sociales, en la que varias personas son encerradas en diferentes niveles y todas deben compartir su alimento. Los de arriba representan a los acomodados, mientras que entre más abajo se esté, mayor es la probabilidad de caer en los instintos más primarios.

El final quedó tan abierto, que las redes estallaron con teorías como que Goreng había llegado muerto al primer piso con la niña, aquel «mensaje» que acabaría con el sistema.

Para Gaztelu-Urrita, Goreng «está muerto» y el nivel más bajo «no existe», siendo el final una interpretación de lo que sintió que debía hacer.

«En última instancia, quería que estuviera abierto a la interpretación, si el plan funcionó y los superiores incluso se preocupan por las personas en el pozo», agregó el director.

«Filmamos un final diferente»

El dato más significativo que cuenta Gaztelu-Urrita es que el final lo cambiaron cerca del estreno, y en este la niña llegó al primer nivel. «Pero lo sacamos de la película (…) dejaré lo que le pase a tu imaginación».

En redes sociales se ha difundido lo que sería una imagen filtrada de uno de esos finales alternativos, que por cuestiones de estrategia habrían quitado de la película.

Imagen de los cocineros de El Hoyo – Netflix.

Otros detalles poco sabidos

Gaztelu-Urrita contó también que inicialmente la película iba a ser una comedia, pero luego se dieron cuenta que podían hacer algo magnífico con la oscuridad de «sus personajes y acciones».

Sobre el significado en la vida real de esta cárcel, el cineasta considera que «refleja esa fría deshumanización del mundo en que vivimos (…) esa separación entre ricos y pobres, norte y sur, aquellos que quieren escalar y quienes están de acuerdo en bajar y compartir».

Finalmente, aclara que la cinta no retrata a alguien como malo o bueno, sino que todo se basa en una pregunta para el televidente: ¿qué harías si te encuentras en el nivel 200 o en el 48?