Epa Colombia rompió en llanto al contarles a sus seguidores que el Invima le dijo que su empresa no puede llamarse “keratinas”.

Aunque se desconoce puntualmente cuáles fueron las razones, lo cierto es que la empresaria tuvo que esperar cuatro meses para que la entidad le diera una resolución final.

“Estaba esperando que me saliera este papel del Invima (…) llevo cuatro meses para que el Invima me responda, me respondió, me dice que mi keratina no se puede llamar keratina”, contó Epa Colombia.

Agregó que lo único que le aprobó el Invima fue que cambiara un ingrediente por tratamiento alisador.

Epa Colombia acusó a varias empresas de tener injerencia en la decisión del Invima, argumentando que la quieren sacar del mercado.

“Le puse tratamiento alisador me aprobó después de cuatro meses porque se unieron muchas marcas a sacarme del mercado a decir que mi producto no era bueno y a decir que les estaban bajando en las ventas”, indicó la influenciadora.

 

Publicidad

 

Foto: Instagram @epa_keratinas100k

 

Epa Colombia dijo sentirse afectada no solo ella, sino también los empleados que viven de su empresa.

“No saben el daño que les hacen a las personas que trabajan conmigo (…) soy un ser humano, tengo errores, me equivoco (…) he asistido a todas las clases que me han dicho”, puntualizó.

Hasta el momento se desconoce qué sigue en este largo pleito que tiene la empresaria Epa Colombia con el Invima por sus ventas de keratinas.

Cabe mencionar que la empresa de la joven, recordada por haber vandalizado TransMilenio, le ha permitido comprar apartamento, camioneta, una casa de cinco pisos y hasta un turbo para llevar sus productos a otras ciudades.

 

 

Epa Colombia llorando contó lo sucedido con el Invima: