Las aplicaciones de Apple, cuando se utilizan desde territorio ruso, localizan la península de Crimea, anexada irregularmente en marzo de 2014, como parte de su territorio.

Las ciudades de Simferopol o Sebastopol, como se ha visto a través de publicaciones en redes sociales, las ubican en “Crimea, Rusia”. Esta geolocalización se da en los servicios de Apple de navegación y meteorología.

Lee también: Google ofrece un millón de dólares a quien pueda hackear sus dispositivos Pixel

Sin embargo, al buscar estas ciudades desde otros países como por ejemplo Colombia, no las tienen como un país definido.

Realizamos la prueba haciendo la búsqueda desde la aplicación Maps de iOS, y efectivamente muestra únicamente la ciudad y su ubicación geoespacial, pero no la liga a ningún país.

Publicidad

Captura de pantalla de la aplicación Maps del sistema operativo iOS

Vasili Piskarev, presidente del parlamento ruso para la seguridad y la lucha anticorrupción, confirmó que Apple había puesto todos sus servicios “en conformidad con la ley rusa”, es decir, Rusia reconoce a Crimea como parte de su territorio por lo que ‘obliga’ a la empresa estadounidense a mostrarla como tal.

Quizás te interese: WhatsApp estaría dañando la batería de estos celulares, según usuarios

Cinco años de tensión en Crimea

La anexión de Crimea por parte de Rusia en 2014 fue a través de un referéndum que el gobierno de Ucrania y los países occidentales consideraron ilegal. Esto provocó fuertes levantamientos en la península y que cayera un velo de dudas sobres las políticas nacionalistas y expansionistas del gobierno de Vladimir Putin.

En un artículo de el diario El País de España en marzo de 2019, en el cual el gobierno ruso “celebraba un lustro de la adhesión de Crimea”, mostró que los habitantes de la región, en un 72 % creía que esto había tenido un efecto positivo, sin embargo, cabe aclarar, estas cifras provienen del Centro Ruso de Investigación de la Opinión Popular, un ente estatal.

La otra cara de la moneda muestra al pueblo ruso, que a finales del 2014 cuando se hizo la anexión de Crimea veían en un 67 % con buenos ojos esta decisión; cinco años más tarde esta cifra ha descendido hasta solo el 39 % según una encuesta de la Public Opinion Foundation, con sede en Moscú.